La vuelta al mundo en 80 días – Ahora sí

On 28/12/2011, in 1º ESO, by David

Ya podéis empezar a leer (ya sé que alguno lo ha hecho ya) y comenzar a trabajar el dossier de lectura que tenéis colgado en la wiki (la fecha límite de entrega es el 28 de febrero de 2012). Quiero no obstante explicados el porqué de una lectura, tomadlo como una invitación a la misma […]

La vuelta al mundo en 80 días

Ya podéis empezar a leer (ya sé que alguno lo ha hecho ya) y comenzar a trabajar el dossier de lectura que tenéis colgado en la wiki (la fecha límite de entrega es el 28 de febrero de 2012). Quiero no obstante explicados el porqué de una lectura, tomadlo como una invitación a la misma y una reflexión sobre la geografía que precisamente nos permite hacer Julio Verne a través de las aventuras de Fineas Fogg. El mundo se hizo redondo y pudo comprenderse en toda su extensión sólo en el siglo XIX, el tiempo de Verne y su personaje, es verdad que mucho antes los barcos portugueses, castellanos, ingleses y holandeses se habían aventurado por los océanos y habían ido completando aquel atlas que os resultaba tan curioso cuando hablábamos de la cartografía, aquel atlas en el que buena parte del mismo era imaginaria o estaba poco definida.

Mucho antes de las aventuras de Fogg, el 1o de agosto de 1519 salía de Sevilla al mando de Fernando de Magallanes, una expedición de doscientos sesenta y cinco hombres a bordo de cinco naves . El 8 de septiembre de 1522, tres años después, volvía una sola de las naves, la Victoria, con 18 hombres a bordo capitaneados por Juan Sebastián Elcano, a quien cupo el honor de ser reconocido el primero en dar la vuelta al mundo.  Elcano demostró fehacientemente que la tierra era redonda y que navegando constantemente hacia el oeste, podía regresarse al mismo punto.  La dureza de la expedición de Elcano nos sirve para entender la increíble hazaña de dar la vuelta en 80 días, por más que esto fuera una ficción de Julio Verne.

Noticia de “Le Magasin Pittoresque” (1870). La vuelta al mundo en tres meses

La verdad es que Julio Verne había leído en una revista francesa de la época, Le Magasin Pittoresque, una noticia en la que se afirmaba que la apertura del Canal de Suez permitiría dar la vuelta al mundo en tres meses. La revista recogía un cálculo de días de trayecto y hacía de la hazaña algo plausible.  A la derecha podéis ver la noticia (pinchar para ampliar) de “Le Magasin Pittoresque” (sacada de Gallica-Bibliothèque Numérique)

La novela plantea el hecho de que la revolución de los transportes que se había producido en el siglo XIX, había logrado estrechar el mundo. Los ferrocarriles, los barcos de vapor y los grandes veleros, la apertura de los canales de navegación (el de Suez primero y ya en el siglo XX el de Panamá), permitían emular a Elcano en mucho menos tiempo.

Si tratáramos de hacer los mismo hoy, nos llevaría algo más de dos días enteros en avión (sin contar escalas ni correspondencias) circundar el planeta. De Madrid a Sydney (Australia) unas 25 horas, de allí a Nueva York, algo más de 24 horas y desde Nueva York a Madrid unas 9 horas más.  El mundo, como veis, se sigue estrechando. Desde ese punto de vista la vuelta al mundo en 80 días se nos haría enormemente larga.

La edición de Anaya Infantil y Juvenil

Pero la aventura de Phineas Fogg no es sólo la de un hombre empeñado en vencer al tiempo sino un espléndido viaje alrededor del mundo que nos permite conocer una larga serie de paisajes del planeta. El viaje y la geografía han estado muy unidos desde los orígenes de esta, esa descripción superficial de cualquier paisaje es la Geografía básica, pero no sólo eso, también es la más tangible. Leed “La vuelta al mundo en 80 días” de ese modo, como un libro de viajes, abrid los ojos y dejaos llevar.

Las ediciones de esta novela han sido numerosas. Al tratarse de un clásico de aventuras no ha faltado nunca en las bibliotecas infantiles y juveniles, las traducciones han sido tambien varias (algunas por ejemplo se refieren a Pasepartout como Picaporte), así que hay donde elegir.

Internet nos facilita ahora el acceso a los libros en línea. Podéis acceder a La Vuelta al Mundo en 80 días en Wikisources. Aquí lo podéis leer directamente, pasarlo a PDF e incluso crear un fichero en formato de libro (que luego os podéis bajar o mandar imprimir).  Os recomiendo también para empezar la lectura, echarle un vistazo a este artículo sobre el libro de Maribel Martorell en Realidad Literal, un buen e ilustrado comienzo para la lectura.

Y por recuerdos de juventud, no podía por menos que haceos la referencia a La Vuelta al mundo de Willy Fog, que nos marcó a toda una generación de niños. Lo malo es que como los personajes fueron ligeramente renombrados, a muchos nos cuesta quitarnos ese Willy Fog de la cabeza…..

Tagged with:  

Viajar…., emigrar y otras opciones

On 30/11/2011, in 1º ESO, by David

Hemos realizado una actividad sobre el viaje que toma como base un  texto de Kapuscinsky. La descripción que el periodista polaco nos hace corresponde a las orillas del río Senegal a su paso por el sur de Mauritania. El río Senegal sirve de frontera entre Mauritania y Senegal (el país no el río), una frontera que desde […]

Cuenca del río Senegal - Wikipedia

Hemos realizado una actividad sobre el viaje que toma como base un  texto de Kapuscinsky. La descripción que el periodista polaco nos hace corresponde a las orillas del río Senegal a su paso por el sur de Mauritania. El río Senegal sirve de frontera entre Mauritania y Senegal (el país no el río), una frontera que desde el punto de vista idiomático no separa nada pues ambos países forman parte del África francófona.

El texto de Kapuscinsky nos hablaba de la poca fertilidad de aquellas tierras, y sin embargo el río, como suele suceder, es sinónimo de riqueza, en este caso no sólo por su importancia agrícola  sino como canal de comunicación con el interior de los países que atraviesa y por tanto como eje de desarrollo.

El río también delimita  espacios climáticos muy característicos, al norte hacia Mauritania, se abre el desierto del Sáhara, al sur  la sábana deja paso a la selva. En estas latitudes las lluvias están sujetas al régimen estacional propio de las zonas tropicales, lo que determina el caudal irregular de este importante curso de agua a lo largo del año.

A menudo escuchamos hablar de los “subsaharianos” que cruzan el Estrecho o las peligrosas aguas canarias para llegar a Europa, muchos de estos hombre y mujeres proceden de las orillas de ese Senegal del que hablamos. Solemos escuchar hablar de ellos como de un número, pero detrás de ellos hay historias complejas, esperanzas, y relaciones personales que merecen algo más que una fría contabilidad. Hace años escribí lo siguiente en este blog sobre estas cifras y lo que había detrás de ellas. Hoy una conversación breve con Marta me ha llevado a relacionar lo que hablábamos sobre la lengua francesa con esa iniciación al viaje que estamos haciendo en Geografía.

Como os decía el Senegal atraviesa una de los espacios francófonos más extensos del mundo, una región por la que pasearse hablando la lengua de Molière. Una lengua por la que sabéis que siento debilidad y que nos sirve para adentrarnos un poco más en esta región y sus problemas a través de esta canción de Amadou & Mariam en compañía de Manu Chao. Amadou & Mariam son una pareja de músicos ciegos de Mali (otro de los países que se asoma al río Senegal) cuya música os recomiendo vivamente, no sólo para conocer el tipo de música que se hace allí, sino también para que comprobéis como se ve el mundo desde el otro lado de la frontera. (Si os apetece conocer algo más de ellos podéis ver algunos vídeos más en su página web oficial)

Amadou & Mariam - Wikipedia

La canción que sigue y cuya letra tenéis a continuación,  habla de viajes…, de esos otros viajes que son las migraciones. La canción relata esa búsqueda de una vida mejor fuera que suele animar a quien emigra…, conviene repasar estas cosas, ahora que después de años nuestro propio país vuelve por donde solía y de nuevo envía a miles de personas fuera de las fronteras. Antaño fueron nuestros padres y abuelos los que buscaron una vida mejor como peones en Francia o Alemania, hoy nuestros jóvenes titulados buscan también su futuro fuera de España.  Pensad en ello cuando veáis programas como “Españoles o Madrileños por el mundo”, dentro de poco podríamos ser uno de nosotros. Así que aplicaos con el francés y el inglés que uno no sabe donde puede acabar, yo mismo me veo cada día más cerca de esa frontera, y eso que lo de joven titulado hace muchos años que no se me puede atribuir.

C’est au Mahattan fast-food
Dakar Sénégal
cinéma Le Paris,
Demain je serai parti,
La gare Dakar,
Bamako, Mopti
Y’a pas de problème
Tout va bien
Aujourd’hui je me marie,
j’ai confiance.
Amoul, Solo, Gao,
l’Algérie, Tunisie, Italie:
y a pas de problème, j’aime !
au Manhattan fast-food
Dakar Sénégal cinéma le Paris
Ascenseur pour le ghetto

[Refrain] :
Il est minuit à Tokyo
Il est cinq heures au Mali
Quelle heure est-il au Paradis ?
Il est minuit à Tokyo
Il est cinq heures au Mali
Quelle heure est-il au Paradis ?

[Traduction]
Nous qui quittons nos pays
Il ne faut pas que les enfants
du pays nous oublient
Nous qui sommes
dans cette chose, chose-là
aucun de nous ne saurait la nommer
Nous qui sommes
dans des pays lointains
Il ne faut pas que les enfants
du pays nous oublient

C’est au Manhattan fast-food
Dakar Sénégal
la grand-mère à l’hôpital
Grand-père tout va bien,
moi ici, toi là-bas,
le visa au consulat
Numéro 39, j’attends
j’attends
A l’état civil déjà l’an 2000,
déjà 2000 ans
au Manhattan fast-food
Dakar Sénégal
cinéma Le Paris
cinéma Le Paris

[Refrain]

Dakar, Bamako,
Rio de Janeiro
Où est le problème?
Où est la frontière?
Entre les murs se faufiler
dans l’ascenseur
ascenseur pour le ghetto
Au Manhattan fast-food
Dakar Sénégal
cinéma le Paris
cinéma Le Paris

[Traduction]
Nous qui quittons nos pays
Il ne faut pas que les enfants
du pays nous oublient.
Nous qui sommes
dans cette chose,chose-là
aucun de nous ne saurait la nommer
Nous qui sommes
dans des pays lointains
Il ne faut pas que les enfants
du pays nous oublient

Il est minuit à Tokyo
Il est cinq heures au Mali
Quelle heure est-il au Paradis?

Il est minuit à Tokyo
Il est cinq heures au Mali
Quelle heure est-il au Paradis?

cinéma Le Paris
cinéma Le Paris


	
													
						
Tagged with:  

Viajar de mentirijillas

On 04/03/2011, in 1º ESO, by David

Como empezamos explicando que la Geografía era un viaje, parece lógico que terminemos con un viaje….., eso sí, de mentirijillas. Tan de mentirijillas es que os he puesto en la mano 3000 € para emprenderlo. La verdad es que para muchos será una cantidad enorme y para otros (que alguno ya me ha venido por […]

Como empezamos explicando que la Geografía era un viaje, parece lógico que terminemos con un viaje….., eso sí, de mentirijillas. Tan de mentirijillas es que os he puesto en la mano 3000 € para emprenderlo. La verdad es que para muchos será una cantidad enorme y para otros (que alguno ya me ha venido por ahí…. ) una miseria con la cual es imposible viajar una semana.

Viajad con lo que tenéis (supuestamente), con  lo mínimo imprescindible para hacerlo con todas las de la ley (la mayoría de edad si me apuráis), pero no viajéis como si fuerais los potentados que no sois. Debéis ser moderados en el gasto y cuidadosos, así que tirar de albergues (albergues internacionales), de pensiones, de hoteles y de todo aquello que un buen mochilero no descuida.

Los que viajéis por Europa no olvidéis que además del avión hay otras opciones, como Interrail (echadle un vistazo a las posibilidades que ofrece que incluyen algunas opciones para el alojamiento). En cualquier caso haced uso de las guías de viaje, que es lo que hacemos todos,…., desde los principios de los tiempos.

Al fin y al cabo, como estamos viendo, hacer mapas y describir el paisaje no era sino una forma de informar a otros de qué se podían encontrar y qué podían esperar. Hoy en día guías como la de Lonely Planet cumplen con funciones que antaño estaban encomendadas a los geógrafos oficiales.  Aprovechadlas.

Confío en que preparéis el viaje de manera completa, que expliquéis bien lo que debamos conocer del país que visitáis y que el trabajo os permita acercaros de una manera realista a lo que supone viajar.

Un último ruego. No seáis melindrosos, comed lo que se coma y haced allí lo que corresponda hacer. No hay otra manera,….. bueno sí, pero eso no es viajar.

Y para ejemplo el de este magnífico viajero, Fabian que salió a dar una vuelta… en moto: Sali a dar una vuelta

Como os hablé de este viaje a propósito de la taiga, aquí tenéis un ejemplo de ese viaje también en moto que hicieron el actor Ewan McGregor y su amigo Chaerley Boorman.

Como veis hay muchas opciones para darse vueltas por el mundo.

Tagged with:  

La Geografía desde la ventanilla

On 27/11/2010, in 1º ESO, 3º ESO, by David

Mirar por la ventanilla de un coche es una lección de Geografía que todos tenemos a mano. Muchos de vosotros llegáis al instituto atravesando algunos de los paisajes más hermosos de Madrid. Tan acostumbrados estáis a verlos que no reparáis en ese pedazo de libro de Geografía que tenéis abierto frente a vuestra ventana. Hemos […]

Mirando el paisaje

Mirar por la ventanilla de un coche es una lección de Geografía que todos tenemos a mano. Muchos de vosotros llegáis al instituto atravesando algunos de los paisajes más hermosos de Madrid. Tan acostumbrados estáis a verlos que no reparáis en ese pedazo de libro de Geografía que tenéis abierto frente a vuestra ventana.

Hemos hablado de Paisaje y no quiero perder la oportunidad de invitaros a ver a uno de nuestros sabios hablando de qué es el Paisaje, ese paisaje que nos ha servido para empezar y que tenemos que aprender a discernir. Eduardo Martínez de Pisón es uno de nuestros grandes Geógrafos, de una estirpe de Geógrafos que comienza con Manuel de Terán y que sigue hasta nuestros días alimentando una disciplina tan hermosa como compleja.  Quedaros con alguna de las cosas que dice, la importancia del paisaje en la Geografía, la idea de que sólo el hombre tiene “paisaje”, las diferentes capas de los paisajes, nuestra percepción de los mismos.  You Tube nos permite compartir a los grandes, no desperdiciéis la ocasión

Aprovechad vuestra mirada de geógrafos.  Habéis recorrido diferentes paisajes, habéis visitado destinos lejanos. Alguno ha paseado sus ojos por paisajes que describieron, Dickens, Homero o Kapuscinski, habéis mirado…., pero tenemos que ver. El esfuerzo por ver, por observar y apreciar las diferencias, por poder expresarlas, describirlas y compararlas, ha sido la labor de la Geografía desde sus orígenes.  Una Geografía inmediata que todos tenemos a mano. Después de algo más de una semana viendo y observando con los ojos de otros y con los nuestros propios, damos otro salto, un salto muy importante que el ser humano tardó milenios en dar.  Preguntarnos el porqué de las cosas, no dar lo hecho por natural, buscarle el origen, desentrañar los procesos que llevan a ver las cosas como son ahora. No es pequeño el esfuerzo. Iniciamos tres unidades que nos llevan a los porqués, más densas, quizás, más arduas, pero sin duda, el complemento que precisamos para ver con claridad, para dar un paso más en ese mirar que hasta ahora hemos seguido.

Como siempre…, buen viaje.

Tagged with:  

Vichy, algo de Geografía

On 25/08/2010, in 1º ESO, 3º ESO, Crítica y Reflexión, by David

Aun de vacaciones, no conviene descuidar los aspectos más “educativos” de este Blog, que nació, no en vano ,con tales propósitos. Así que aprovechando que el Pisuerga pasa por Valladolid, o más bien que este “pisuerga” que soy yo, pasa por Vichy, vamos a Ilustrar, al tiempo que pulimos nuestro mal francés , algunos interesantes aspectos […]

Macizo Central

Aun de vacaciones, no conviene descuidar los aspectos más “educativos” de este Blog, que nació, no en vano ,con tales propósitos. Así que aprovechando que el Pisuerga pasa por Valladolid, o más bien que este “pisuerga” que soy yo, pasa por Vichy, vamos a Ilustrar, al tiempo que pulimos nuestro mal francés , algunos interesantes aspectos de la historia de nuestros vecinos del norte.

Vichy es una pequeña ciudad situada en la Auvernia, región  que ocupa el centro de Francia y de las más despobladas de nuestro populoso vecino del norte. Auvernia es también conocida por sus volcanes, que completan una orografía caracterizada por las alturas, planicies y gargantas del  Macizo Central- Este antiguo escudo hercínico articula a la manera de la Meseta Castellana (bien es cierto que las diferencias son muchas) la geografía de Francia. El macizo se eleva sobre la depresión del Ródano, que corta en vertical el mapa del Hexagone (como llaman los franceses a Francia de manera gráfica),  deja al sur el valle del Garona que separa al Macizo Central de los Pirineos y se abre en el norte al valle del Loira.

El Macizo Central surge en el hercínico y como todas las estructuras de esa época la erosión lo arrasa hasta que la orogenia alpina (en el Cenozoíco hace 34 m.a.) rejuvenece sus estructuras. En esta época y unido a los movimientos que levantan los Alpes, los Pirineos o la meseta castellana, las estructuras falladas de este zócalo cristalino se fracturan, se elevan y se hunden dando lugar al paisaje que hoy podemos observar.

Chaîne des Puys

Unido a estos movimientos y asociado a una gran falla que recorre la región en dirección noroeste sudeste, hasce 95.000 años se comenzó a elevar una joven cordillera de volcanes, la Chaîne des Puys que hoy constituye la principal riqueza geologica de la región. Buenos ejemplos de estas estructuras volcánicas son las mayores alturas del Macizo Central, como  el plomb de Cantal, que alcanza los 1800 m. y que hace 2,8 millones se elevó hasta a los 3000 metros de altura, y la cumbre más alta de la Chaîne des Puys ,el Puy-de-Dôme (1.465 m.). Este volcán domina la región y es conocido por los aficionados al ciclismo por haber sido hasta 1988 una etapa importante del Tour de Francia. El vulcanismo está también detrás de los fenómenos termales asociados a las fuentes de Vichy (a las que la ciudad debe su fama) o las de Volvic.

Basílica de Saint Amable – Riom

Por otro lado, los volcanes además de determinar el relieve de esta zona de la Auvernia ha marcado su arquitectura. Resulta curioso ver edificios románicos o góticos como la catedral de Clermont-Ferrand o la Iglesia de Riom, construidas en la negra piedra volcánica que les da ese aspecto extraño de edificios quemados.

Puy de Dome

Sobre este paisaje está situada la ciudad de Vichy, que pertenece al departamento de Allier, uno de los cuatro que completan la Auvernia y el que recibe su nombre del río en cuya orilla se apoya la ciudad. La ciudad se levanta sobre una pequeña colina al borde del Allier, el principal afluente del Loira, y tiene un pasado galo-romano del que quedan muy pocos vestigios arqueológicos. No resulta difícil imaginar las razones del interés de los romanos por este rincón de Francia, sabido el interés de estos por las fuentes termales, que son la gran riqueza de la ciudad y la razón fundamental de toda su historia. La Edad Media elevó la ciudad sobre la colina y la alejó de las fuentes que surgían a sus pies y convirtió a Vichy en un punto de paso del trafico comercial, fluvial  y terrestre de la región. Sin embargo, poco puede encontrarse de aquella medieval Vichy, el viejo Vichy, muy remodelado pero que aun hoy mantiene una trama urbana de calles concéntricas alrededor de la iglesia (aunque esta sea del siglo XX) y en el espacio que ocupaba en su día una fortaleza que sucumbió en el siglo XVI a las guerras de religión que asolaron este territorio.

Vichy Edad Media

Un territorio vinculado a la casa de Borbón y que para el que no lo sepa, tiene origen en estos territorios centrales de Francia. Vichy pertenecía al Bourbonnais, sobre el cual una relación de 1569 nos da cumplida cuenta refiriéndose, no sólo a las grandes ciudades de la zona como Moulins o Clermont (Clermont-Ferrand actualmente), sino también sobre las pequeñas, como esta Vichy, de la que nos dice que contaba entonces con la arruinada fortaleza antes citada y con un convento fundado en el siglo XV (Les Celestines) que sería abandonado y se vería arruinado ya en el siglo XVIII.  Entonces la ciudad protegida por una muralla se protegía en los altos de la colina que la abrigaba de las destructivas crecidas del Allier.  La relación nos da cuenta de las fuentes calientes que surgían en las inmediaciones de la ciudad, pero en el siglo XVI, las virtudes de las aguas termales estaban aun lejos de ser reconocidas y el hecho era recogido más bien como una curiosidad que como un recurso susceptible de cambiar la historia de la ciudad, como así sucedería apenas siglo y medio más tarde. Pero a este capítulo del termalismo de Vichy dedicaremos nuestro próximo post. Y hasta aquí la geografía. Para quienes queráis saber del vulcanismo de la zona os recomiendo las siguientes páginas:

La Chîne des Puys (Sitio dedicado a la cadena montañosa en Francés)

Vulcania (parque temático dedicado al vulcanismo al pie de la Chaîne des Puys y en las cercanías de Clermont)

Global Volcanism Programa (Chaîne des Puys) – Una página de la Smithsoniam  en inglés sobre vulcanismo que recoge todas las manifestaciones volcánicas del planeta. Verdaderamente interesante aunque en inglés (Insistimos en lo de aprender otros idiomas…. es que si no, no hay manera)

Vulcanismo en Europa – Global Volcanism Programa

Tagged with:  

The passenger – El pasajero

On 27/03/2010, in Crítica y Reflexión, by David

El viaje, defiende Estrella de Diego, tiene muchas afinidades con el deseo. Está conformado en el deseo. “El que emprende un viaje lo hace sabiendo que nunca llegará a puerto alguno. Parte por partir, como los verdaderos viajeros, al saber que el deseo se escapa de la páginas, se desliza entre las teorías: no puede […]

El viaje, defiende Estrella de Diego, tiene muchas afinidades con el deseo. Está conformado en el deseo. “El que emprende un viaje lo hace sabiendo que nunca llegará a puerto alguno. Parte por partir, como los verdaderos viajeros, al saber que el deseo se escapa de la páginas, se desliza entre las teorías: no puede ser atrapado ni expresado. /../ Lo fundamental es salir, emprender el camino, alcanzar las tierras infinitas …” Estrella de Diego (2005). Travesías por la incertidumbre.

The Passenger –  Iggy Pop.

Si queréis saber lo que dice aquí (Letras Traducidas)

Buen viaje a todos….. los que viajéis o deseéis durante estas vacaciones.

Tagged with:  

Literatura de viajes

On 15/01/2010, in 3º ESO, by David

El viaje está en el origen mismo de la Geografía. Herodoto, en el siglo V  a. de C., escribió un libro  -Historia – que en buena medida es la génesis de la Historia y de la Geografía.(Una bellísima referencia al mimo la encontraréis en la película “El paciente inglés”.  Es el libro del que el protagonista […]

El viaje está en el origen mismo de la Geografía. Herodoto, en el siglo V  a. de C., escribió un libro  -Historia – que en buena medida es la génesis de la Historia y de la Geografía.(Una bellísima referencia al mimo la encontraréis en la película “El paciente inglés”.  Es el libro del que el protagonista no se separa, como si todo lo que un historiador o un geógrafo debieran saber estuviera contenido en sus páginas).  La descripción de los paisajes, de los pueblos, de sus costumbres e incluso de su historia, formaron parte de los relatos geográficos como hoy forman parte de  la literatura de viajes.  Un libro de viajes es al fin y al cabo una mirada sobre un territorio y todo lo que lo compone, por lo tanto es una mirada geográfica. Evidentemente el libro de viaje no tiene la estructura sistemática de un libro de geografía escolar, no nos analiza el sector primario para luego hablarnos de la trama urbana, sino que nos ofrece una visión mucho más cercana, más atenta a lo que lo percibido provoca en el viajero.

Todos somos viajeros, de hecho la metáfora del viaje ha servido desde antiguo para hacer una metáfora de la propia vida del hombre. Sabemos de donde y cuando salimos, sabemos también que habremos de llegar y nos falta por conocer el cuando. Sin embargo nuestra vida sería el viaje entre la primera y la última de las etapas, y sobre todo, el viaje, al fin y al cabo, es lo importante.

Entended esta lectura como una invitación a la percepción, a abrir una ventana nueva aunque la hagáis con otros ojos. Posiblemente algún día vosotros también frecuentéis el género de la literatura de viajes, no sólo como lectores, sino como autores.  De alguna manera una sesión de fotos de nuestro último viaje recuerda poderosamente a esa colección de estampas e impresiones que forman el núcleo de la literatura de viajes.

Por otro lado os enlazo dos buenos post donde podéis encontrar algunas sugerencias sobre literatura de viajes. El catálogo es tan ingente que no me atrevo a recomendar una obra u otra. Si acaso os recomendaría asomaros a la obra de Kapuscínskí, uno de los más notables viajeros modernos. En mi opinión Kapuscínskí es una referencia necesaria.

Dejaos llevar por la curiosidad y sobre todo, buen viaje.

Biblioteca viajera de “Viaje adictos” (Viene por autores y explica brevemente el libro)

Los mejores libros de viajes (Se trata de un post en un blog de viajes que refleja lo escrito en otro blog, aunque en inglés, sobre los mejores libros de viajes de todos los tiempos en opinión de la revista Traveler)

Tagged with:  

El libro del desasosiego

On 13/04/2009, in Crítica y Reflexión, by David

Lisboa está asomada al estuario del Tajo, tan amplio que resulta inverosímil y que refleja como un espejo la luz de un cielo azul que recuerda los limpios cielos del Guadarrama.  La ciudad es blanca y amarilla, bulliciosa , pero no tiene ese desagradable aspecto de escenario que tienen otras ciudades carcomidas por la curiosidad […]

dscf04711Lisboa está asomada al estuario del Tajo, tan amplio que resulta inverosímil y que refleja como un espejo la luz de un cielo azul que recuerda los limpios cielos del Guadarrama.  La ciudad es blanca y amarilla, bulliciosa , pero no tiene ese desagradable aspecto de escenario que tienen otras ciudades carcomidas por la curiosidad instantánea del turismo de masas. Supongo que es mi calidad de turista pedante la que me lleva a pasear por ella con los fados de Misia en la mente y también la que me lleva a asociar a Pessoa con esas calles y plazas que él transitó hace cerca ya de un siglo.

Fernando Pessoa es un pensador complejo, tanto, que acudió a una larga serie de heterónimos para publicar su obra. Cada uno de esos heterónimos tenía una personalidad completa, no eran nombres que ocultaran la obra de un mismo autor, eran diferentes autores, con personalidades y vocaciones bien diferenciadas. Alberto Caeiro, Ricardo Reis y Álvaro de Campo, tenían una vida detrás que ayudaba a entender sus estilos, desde el campesino autodidacta que había sido Alberto Caeiro, pasando por el ingeniero cosmopolita que era Álvaro de Campo, o al estoico monárquico Ricardo Reis.

Pessoa logró la perfecta ficción de la literatura, la ficción del propio autor, al tiempo que planteaba el sentido teatral de la vida, para el que la personalidad es el principal fingimiento.

450px-lisboa-pessoa-a_brasileira-1jpg

O poeta é um fingidor
Finge tao completamente
Que chega a fingir que é dor
A dor que deveras sente.

Me gusta Pessoa, me gusta su poesía y sobre todo me atraen sus pensamientos, recogidos en varios volúmenes de los cuales quizás el más importante sea “El libro del desasosiego”. En las lecturas que a golpe de paseo por Lisboa me he traído de Pessoa y que me han sacudido, me quedo con esta cita tan a propósito de mi oficio.

“O historiador é um homem que poe os factos nos seus devidos lugares. Nao é como foi; e assim mesmo.”

Lo suponía. Efectivamente,  situamos los hechos donde deben ir para que puedan explicar algunas cosas. A veces incluso creamos la ficción de que los hechos que presentamos demuestran efectivamente algo. Nada es como fue, si es que fuera posible representar lo que ha sido, cuando a penas entendemos parcialmente lo que es.  Una narración verosímil, un relato tranquilizador que justifique el presente, que dé razones a algún hecho relevante.

Sin duda Pessoa encarna la dureza del pensamiento crítico, el que pone en duda las propias bases de lo pensado, el que constantemente mira hacia atrás, en busca de contradicciones de verdades asumidas.  Porque como el propio autor sostiene, pensar es destruir.

“Pensar é destruir. O próprio processo do pensamento o indica para o mesmo pensamiento, porque pensar é decompor.

Y en esas estamos…..

Feliz regreso a ritmo de fado

Tagged with:  

Encuentro con el Otro

On 18/08/2008, in Crítica y Reflexión, by David

Ya es antiguo el título que encabeza este post y que pertenece a un libro del escritor y periodista polaco Ryszard Kapuscinski publicado en el año 2007. Podéis acercaros al espíritu de este maestro del periodismo y maravilloso escritor, premio Príncipe de Asturias 2003, en algunas entrevistas como ésta  de la revista Letras Libres o […]

Ya es antiguo el título que encabeza este post y que pertenece a un libro del escritor y periodista polaco Ryszard Kapuscinski publicado en el año 2007. Podéis acercaros al espíritu de este maestro del periodismo y maravilloso escritor, premio Príncipe de Asturias 2003, en algunas entrevistas como ésta  de la revista Letras Libres o mejor incluso en esta colección de artículos propios y a propósito de él en El País, donde podréis leer la necrológica publicada a su muerte, algunas reseñas sobre sus libros y una selección de os artículos que escribió para este periódico. Os sugiero, por ejemplo éste dedicado a Herodoto en la Guerra que fue el origen de mi afición a Kapuscinski.

Herodoto no describía el mundo como hacían los filósofos presocráticos, partiendo de su propio pensamiento, sino que contaba lo que había visto y oído en sus viajes. Su filosofía consistía en que hay que moverse y descubrir ideas nuevas. Estaba convencido de que las culturas se mezclan y que, incluso cuando hay un conflicto, no tiene por qué ser un aniquilamiento. Herodoto polemiza con sus compatriotas, demuestra y prueba, por ejemplo, que los griegos, sin la cultura egipcia, no serían nada. Ninguna civilización existe de forma aislada: hay una interacción constante. Es un cronista y, al mismo tiempo, un patriota griego. Pero nunca emite una palabra de odio. Nunca usa términos como enemigo o aniquilamiento. El lenguaje del odio no tiene lugar en sus escritos. Escoge palabras dramáticas, que sirven para mostrar la desgracia humana dentro del conflicto. Lo que más le importa es destacar las razones de las dos partes. No juzga, da a los lectores las facultades y los materiales necesarios para formarse su propia opinión. Muchas veces, más que de cronista, tiene actitud de estudioso: después de narrar, se hace preguntas.

En el libro que da título a este post “El encuentro con el Otro” abunda en la misma idea que aquí destaca en la obra de Herodoto , la necesidad que el hombre tiene de otra mirada en la que reconocerse. Kapuscinski se apoya en su propia experiencia, la que le hace ver que en sus viajes y en su trabajo de periodista la experiencia fundamental han sido siempre el encuentro con el Otro. Ese encuentro que fundamenta el conocimiento sobre uno mismo para Herodoto es para Kapuscinski la experiencia básica de nuestra especie. Kapuscinski se inspira en el filósofo Emmanuel Levinas para quien el encuentro con el otro es el acontecimiento, la llave que nos abre el más amplio de los horizontes. Para Levinas en ese encuentro reside la  esencia del ser humano y el fundamento de toda filosofía que ha de ser sobre todo ética y por lo tanto responder a nuestra relación con ese Otro al que estoy vinculado, sobre el “que soy responsable”. Tal es la relación que nos hace humanos pues para Levinas uno no nace hombre, la  humanidad deviene nos hacemos humanos en ese encuentro con el Otro.

La carga ética que para Levinas y por ende para Kapuscinski tiene ese encuentro es evidente. Kapusinski nos habla de cómo las relaciones humanas, a pesar de la opinión generalizada son por lo general amistosas, de colaboración, de curiosidad, de apertura. Es cierto que el conflicto existe y por supuesto el conflicto violento, la guerra, el enfrentamiento. Pero no es menos cierto que la mayor parte de los encuentros son mucho más amistosos. El peso que el comercio, el viaje, la curiosidad, el contacto amistoso o la hospitalidad han sido mucho más importantes que lo que se deduce de cualquier manual escolar de historia donde el peso de la guerra se hace a veces para alguno de los que transitamos por ellos francamente intolerable. Kapuscinski nos refiere como en la guerra de Liberia fue testigo de los violentos enfrentamientos que sostenían las tropas gubernamentales y los rebeldes teniendo como frontera un río. De una orilla a la otra el día transcurría entre el tableteo de las armas de una y  otra orilla. Las orillas se mantenían unidas por un puente que al acabar el día se abría a los contendientes que cruzaban desarmados al otro lado para acudir a un mercado que se instalaba en el lado gubernamental.  Por encima del enfrentamiento el intercambio, la relación comercial, el intercambio de mensajes, de cartas de recuerdos a los familiares que habían quedado al otro lado de la frontera. La mirada de viajero de Kapuscinski es lúcida y enriquecedora, su relación con las poblaciones que visita, su vivir en medio de y no enfrente de son una lección ética y de vida.

Sobre el encuentro con el otro, Herodoto, la hospitalidad y todo aquello que nos hace humanos una película nos puede servir de nexo de unión: “El paciente inglés” (1996) de Anthony Minghella. El protagonista lleva siempre La Historia de Herodoto en el mano, de la que se lee algún fragmento en la película, es una historia de encuentros y cómo esos encuentros nos cambian la vida, o si preferís, como esos encuentros dan sentido a nuestra vida y es una película sobre los efectos de la guerra en el alma de las personas.

Tagged with:  

La ciudad como parque temático

On 05/08/2008, in 3º ESO, Crítica y Reflexión, by David

La Geografía trata de dar razón de las realidades espaciales del presente. La ciudad es la gran protagonista de los espacios geográficos modernos, la ciudad ha crecido hasta hacer casi omnipresentes sus estructuras, su cultura, sus modos  y tipologías.  El crecimiento de las grandes ciudades en todo el mundo es una evidencia y el fenómeno […]

La Geografía trata de dar razón de las realidades espaciales del presente. La ciudad es la gran protagonista de los espacios geográficos modernos, la ciudad ha crecido hasta hacer casi omnipresentes sus estructuras, su cultura, sus modos  y tipologías.  El crecimiento de las grandes ciudades en todo el mundo es una evidencia y el fenómeno urbano ocupa espacios que hasta hace muy poco tiempo eran considerados rurales.

Pero la ciudad ha cambiado. Ya no es aquel espacio cerrado por una muralla, ni aquel otro rodeado de un cinturón industrial. Hoy en día la ciudad ha multiplicado sus formas, ha emborronado los límites, en algunos espacios urbanos la ciudad se ha ruralizado, de ello da muestra desde antiguo “la ciudad jardín”, los barrios residenciales de chalets o las tipologías arquitectónicas ruralizantes;  pero también lo es que el campo se ha urbanizado. Los límites entre el campo y la ciudad son cada día más  imprecisos. Una vaguedad en la que la cultura urbana tiene una responsabilidad fundamental, los modos culturales de la ciudad tienen una influencia universal, la globalización ha “globalizado” la ciudad.

Por otro lado, la ciudad ha perdido algunas de las características que la hacían reconocible. La ciudad, como centro de relación, como espacio de comunicación, ordenada entorno a la plaza y el mercado ha perdido su antigua personalidad. Los espacios urbanos, se cierran, protegidos por nuevas barreras de seguridad; se protegen de las inclemencias del tiempo; se convierten en “Variaciones de un parque temático”, tal y como describe el arquitecto norteamericano Michael Sorkin en el libro homónimo. En este ensayo una decena de autores analizan varios ejemplos ciudadanos, varios modelos de ciudad contemporánea reconocible perfectamente. Las ciudades que se describen en el libro de Sorkin son nuestras ciudades.

Espacios cerrados, jardines cubiertos, arquitecturas fingidas, espacios mastodónticos elevados a mayor gloria de las grandes franquicias de moda y complementos. Hoy podemos viajar por toda Europa visitando centros comerciales idénticos, apenas  personalizados por pequeñas especializaciones decorativas, por la oferta de ocio más o menos amplia que ofrecen. Centros comerciales donde podemos hallar no sólo cualquiera de las firmas de moda de nuestro tiempo, sino que además nos ofrecen la posibilidad de jugar a los bolos, ver una película o elegir cenar en uno de los variados restaurantes “temáticos” que estos lugares ofrecen. todo cortado con el mismo patrón, todo en cartón piedra, en una atmósfera de eterna primavera, protegidos por un ejército de guardias de seguridad que velan por que nuestra estancia sea perfecta. El ocio de las sociedades urbanas gira hoy en torno a estos grandes centros, perfectamente comunicados y que nos ofrecen miles de plazas de aparcamiento. No sólo los jóvenes consumidores se entregan a la ceremonia de consumismo que allí se celebra, familias enteras han hecho de la tarde del sábado la ocasión perfecta para recorrer los pasillos refrigerados de estos lugares de “ensueño”. Y de ensueño digo porque como bien señala Sorkin y sus colaboradores, todo el entramado arquitectónico,  urbanístico y estético que los sostiene son una ensoñación, un trampantojo, un teatro, cuya esencia es el propio comercio.

Pero la atención del arquitecto norteamericano y sus colaboradores no se detiene sólo en la cultura del centro comercial, aborda con idéntica agudeza los campus-tecnológicos o los barrios centrales de las ciudades sometidos a procesos de “gentrificación”.  Leo y me asombro de cómo una descripción hecha sobre ejemplos estadounidenses se acomoda de un modo tan exacto a la realidad e nuestras ciudades. Cómo nuestras universidades y las autoridades locales que las acogen se esfuerzan por crear campus donde convivan los departamentos de investigación y las empresas, donde ese llamado I+D fructifique y rinda réditos como los rindió en su día el primero de ellos, el formado por la universidad californiana de Stanford y el conocido como Sylicon Valley.  En 1927 Frederick Terman, “alma mater” de esta criatura escribía sobre lo que debía ser ese campus y su relación con la producción industrial:  “una comunidad de especialistas técnicos [que] se compone de una serie de industrias que utilizan tecnologías muy sofisticadas, junto a una universidad potente y sensible a las actividades creativas de las industrias que la rodean. Este modelo parece ser la perspectiva del futuro”.  Hoy casi cien años más tardes nuestros campus universitarios tratan de seguir la senda trazada por Terman. Leer la prehistoria de las grandes corporaciones tecnológicas, desentrañar las biografías personales y empresariales de los “emprendedores” protagonistas de la revolución tecnológica y su influencia en los parámetros de éxito, de formas de vida y de relaciones personales hegemónicos en nuestras sociedades, resulta revelador.

En cuanto a los procesos de “gentrificación”, resulta clarificador el caso del Lower East Side de Nueva York, el modo en el que un barrio popular es progresivamente ocupado por clases medias que lo transforman a su gusto y que terminan por desplazar a la población que lo ocupaba. Los espacios se cierran, la “inseguridad” del barrio se convierte en asunto esencial de la política de municipal y la gestión de los espacios públicos da un repentino vuelco hacia el control, la compartimentación y la obsesión por la seguridad.  Madrid y Barcelona conocen procesos parecidos de recuperación de los cascos históricos que tienen mucho en común con lo descrito en el libro de Sorkin.

“Variaciones de un parque temático” es un libro de geografía que da gusto leer, es un libro de geografía que hace afición, pues nos habla de espacios contemporáneos, de espacios que son muy superficialmente abordados en la geografía escolar, y es una verdadera pena. Nos cuenta también las profundas transformaciones que en nuestras sociedades está produciendo la “virtualización”, no sólo jugamos con los SIM a que tenemos una vida, o jugamos a que pilotamos aviones con los potentes simuladores de nuestras consolas y ordenadores, nuestros espacios son cada día más virtuales, imitaciones de la realidad o incluso recreaciones de realidades que nunca han existido. Fenómenos como el turismo rural o el de aventura se sostienen de idéntica manera, el “haga como si fuera”, “sienta como si estuviese”.  Pasearnos con atentos ojos de geógrafo es la mejor manera de conocer los espacios del presente. Pero si queréis darle a esa observación un poco de enjundia teórica asomaros a las páginas de este libro.

Tagged with: