Tradiciones de las que hablamos. El Mariquelo

On 29/01/2012, in 1º ESO, by David

Alguno me preguntaba el otro día hasta donde subía el “Mariquelo”. Para despejar las dudas aquí podéis verlo con vuestros propios ojos. Además de admirar la hazaña no olvidéis qué razones nos traen hasta esta curiosa celebración salmantina: En el siguiente enlace podéis leer completo el origen de la tradición que rememora hoy en día […]

Alguno me preguntaba el otro día hasta donde subía el “Mariquelo”. Para despejar las dudas aquí podéis verlo con vuestros propios ojos. Además de admirar la hazaña no olvidéis qué razones nos traen hasta esta curiosa celebración salmantina:

En el siguiente enlace podéis leer completo el origen de la tradición que rememora hoy en día Ángel Rufino, el Mariquelo que aun hoy sube todos los años al cupulín de la torre de la Catedral de Salamanca en memoria del terremoto de Lisboa del 31 de octubre de 1755.

“El terror del pueblo era indescriptible. Nadie lloraba; el siniestro superaba la capacidad de derramar lágrimas. Todos corrían de un lado a otro, delirantes de horror y espanto, golpeándose la cara y el pecho, gritando: ‘¡Misericordia! ¡Llegó el fin del mundo!’ Las madres se olvidaban de sus hijos y corrían de un lado a otro llevando crucifijos. Desgraciadamente, muchos corrieron a refugiarse en las iglesias; pero en vano se expuso el sacramento; en vano aquella pobre gente abrazaba los altares; imágenes, sacerdotes y feligreses fueron envueltos en la misma ruina.”

Como sabéis aquel día Lisboa fue completamente arrasada por aquella furia geológica y Salamanca, relativamente cercana sintió el temblor y lo sufrió en su caserío también. El más evidente efecto fue la inclinación de la torre de la Catedral y notables destrozos en su estructura que obligaron a peraltarla y reforzar su base, tal y como  vosotros visteis directamente el otro día.

Terremoto de Lisboa 1755

Tagged with:  

Música para trabajar la excursión. Triste España sin Ventura

On 28/01/2012, in 1º ESO, by David

Me gusta poner banda sonora a la visita.  Y por ello os traigo una de las más bellas composiciones de comienzos del siglo XVI. Juan del Encina (al que tenéis en el Boletín de la Excursión a Salamanca) canta la muerte del príncipe Juan (hijo de los Reyes Católicos), la melancólica y maravillosa “Triste España sin […]

Me gusta poner banda sonora a la visita.  Y por ello os traigo una de las más bellas composiciones de comienzos del siglo XVI. Juan del Encina (al que tenéis en el Boletín de la Excursión a Salamanca) canta la muerte del príncipe Juan (hijo de los Reyes Católicos), la melancólica y maravillosa “Triste España sin ventura”.  El autor se duele de la desgracia de España que ha perdido a su príncipe, muerto precisamente en Salamanca en 1497. Sobre su muerte podéis saber algo más aquí, y de paso alguna cuestión sobre el folklore castellano relacionado con aquella.

Quizás os parezca antigua o poca cosa…, pero ahí la Historia de España dio un giro tan inesperado como fundamental. La muerte del príncipe descompuso el mapa de alianzas que con tanta maestría había tejido el rey Fernando el Católico y puso en primera línea de sucesión a la princesa  Isabel y muerta esta también a Juana (la que pasó a la historia como Juana la Loca), que estaba casada con un Felipe de Habsburgo (Felipe el Hermoso).  Aquella muerte, acabó por poner fin a la dinastía de los Trastamara (la de los Reyes Católicos) y hizo recaer en la Monarquía Católica (de ahí lo de Reyes Católicos) toda la herencia del Imperio Germánico años después en la persona de Carlos I de España. Sí…., lo habéis adivinado, todo esto está en la fachada de la Universidad de Salamanca. Abajo el medallón con los reyes Católicos y en la calle central de la fachada los escudos de los reinos de España (en ese momento) acompañados de las águilas de San Juan (la de los Reyes Católicos) y el Águila Bicéfala de Alemania. Los medallones de los laterales nos muestran a Carlos I y a su mujer Isabel de Portugal, vestidos a la romana.

Y todo….., a consecuencia de este Triste España sin ventura.

 

Tagged with: