Cómo trabajan los arqueólogos…., pero cómo

On 15/04/2012, in 1º ESO, by David

Los arqueólogos trabajan mucho, lo hacen en condiciones un poco penosas y sobre todo, armados de una paciencia legendaria. Cuando vemos las piezas arqueológicas en un museo parece que hubieran surgido de la tierra, así, completas y limpias. Sin embargo la realidad es muy distinta. Los restos arqueológicos llevan enterrados miles de años a veces, […]

AO El último neanderthal y la teoría de la hibridación

Los arqueólogos trabajan mucho, lo hacen en condiciones un poco penosas y sobre todo, armados de una paciencia legendaria. Cuando vemos las piezas arqueológicas en un museo parece que hubieran surgido de la tierra, así, completas y limpias. Sin embargo la realidad es muy distinta. Los restos arqueológicos llevan enterrados miles de años a veces, soportando crecer sobre ellos la hierba, los bosques, pasar las civilizaciones y sometidos al deterioro del tiempo. Lo milagroso es que hayan llegado a nosotros restos, a veces, tan bien conservados.

Con esos retazos los historiadores deben hacer el esfuerzo ímprobo de resolver ese puzzle, siempre incompleto, que es la historia. Una tarea complicada y que encima suele cosechar la crítica de nuestros colegas, empeñados en sacarnos los colores por un olvido, una falta de cuidado o una tesis poco creíble. La verdad es que es una verdadera puñeta, pero está bien que sea así, pues sólo de esta manera, intentando recomponer y contestar a las críticas, la ciencia avanza.

Para que veáis cómo trabajan los historiadores (aunque habremos de verlo en nuestras carnes), aquí tenéis el vídeo resumen de la excavación más cercana e importante que tenemos, el yacimiento de Pinilla del Valle (sí señores…., al otro lado de la montaña), donde un equipo de arqueólogos vinculado al equipo de Juan Luis Arsuaga en Atapuerca, está investigando la vida de los neanderthales en nuestra sierra.

Queridos amigos, sí, los mismos neanderthales que estudiamos vivieron por aquí, pasearon por la Fuente del Cura, pescaron en el Guadalix y tomaron el sol al pie de la Najarra y el Pico de la Pala. Posiblemente hostigarían a los animales en el Arenal, donde ahora está nuestro colegio y buscarían silex y cuarzo por el lecho de los ríos, para fabricar esas herramientas que tanto os alucinó el otro día ver hacer.

Para que veáis que lo que os digo es cierto, aquí tenéis algunas noticias, enlaces y el vídeo prometido.

Pinilla del Valle – Página de Atapuerca de Juan Luis Arsuaga

La campaña de 2008 en Pinilla – Diario de una Excavación arqueológica

El Neanderthal de Pinilla usaba mondadientes. Noticia de El País

El Yacimiento de Pinilla del Valle – Museo Arqueológico de la Comunidad de Madrid

Tagged with:  

Libros para el tercer trimestre. Una invitación a la lectura

On 15/04/2012, in 1º ESO, by David

Cuando digo una invitación estamos hablando precisamente de eso…., de invitaros a leer. No de obligaros, no de conminaros, no de basar una nota en que os leáis o no os leáis un libro. Quiero invitados a saber más. Hasta ahora os he dicho que la historia se escribe…., y lo habéis hecho y os […]

Cuando digo una invitación estamos hablando precisamente de eso…., de invitaros a leer. No de obligaros, no de conminaros, no de basar una nota en que os leáis o no os leáis un libro. Quiero invitados a saber más.

Hasta ahora os he dicho que la historia se escribe…., y lo habéis hecho y os he insistido hasta la nausea en esto. La otra cara de esa idea es que la historia también se lee. Yo soy un compulsivo lector de historia, es mi profesión, mi gusto, la más cultivada de mis aficiones, así que imaginad mi perplejidad cuando alguien me dice que no le gusta leer historia (es como si me hablara en otro idioma).

Desde que Herodoto decidió contar las grandes hazañas de los griegos y de los persas no se ha dejado de escribir historia. Sería muy conveniente hacer una lectura extensa de libros de historia, más que estos remedos de historia que son los libros de texto o nuestros propios apuntes.  Por eso y para que leáis a los grandes…., para que os vayáis sumergiendo en la lectura de la historia, allá va mi propuesta. Son adaptaciones, resúmenes y libros de divulgación. Si algún día os doy historia en bachillerato…., os vais a enterar de verdad de lo que es leer historia. Mientras tanto, valga esto por pequeño que sea.

Podéis leeros uno, dos, una docena….., los que queráis. Eso sí, decidme qué os habéis leído para poder tener en cuenta vuestro esfuerzo.  Deciros también que las Matrículas de Honor y los Sobresalientes pasan por leer algún libro de estos (es lo que tiene sobresalir…., que cuesta un poco más).

Editorial Akal – Colección “Para descubrir a los clásicos” (Podéis verlos aquí)

Son todos sobre Historia Antigua (Egipto, Grecia y Roma, Israel), mitología y literatura clásicas. Nos sirven para darnos una idea esencial del mundo antiguo.  Os pongo en cursiva los que me parecen a mi más interesantes. No os salgáis de estos, sé que la colección es más grande pero se va ya a otras época que veremos en años sucesivos.

  • Agamenon y la Guerra de Troya 
  • Los viajes de Ulises
  • Julio Cesar y la Guerra de las Galias
  • Isis y Osiris
  • Moises
  • Jasón y el Vellocino de Oro
  • Rómulo y Remo
  • Teseo y el Minotauro
  • Edipo
  • Los trabajos de Hércules
  • De Apolo a Zeus

La Editorial De la Torre, publicó cuatro pequeños tomos sobre cuentos de la Mitología Griega, son también muy interesantes y recomendables para quienes tenéis curiosidad por estos temas de mitología.

  • Cuentos de la Mitología Griega (I-IV). Mercedes Aguirre y Alicia Esteban

Anaya ha publicado un libro muy interesante para conocer la evolución humana y que os recomiendo y que está cuya referencia completa podéis ver aquí

  • El origen del hombre.  Manuel Seara

El último libro que os recomiendo es el más grande y quizás más complejo de los que os planteo, también el más interesante si es que os fascina el tema de la prehistoria, la arqueología y la paleontología. Ganó el premio a mejor libro de Divulgación Científica en el año 2004 y reconozco que lo merece. La referencia de la editorial la tenéis aquí

  • Hijos de un tiempo perdido. Bermudez de Castro (coord)

Así que ánimo y elegid por gusto e interés …., no por necesidad.

Tagged with:  

Una vuelta más sobre la hominización

On 21/02/2010, in 1º ESO, by David

Aquí podéis acceder a los cuatro post que Cronosgea a dedicado a la Hominización, ese proceso evolutivo que lleva a la especie que hoy somos. Empezad por leer este post dedicado a la Arqueologia y consultad el enlace que en él aparece. La arqueología es como sabéis la disciplina que nos permite  llegar a conocer […]

Aquí podéis acceder a los cuatro post que Cronosgea a dedicado a la Hominización, ese proceso evolutivo que lleva a la especie que hoy somos. Empezad por leer este post dedicado a la Arqueologia y consultad el enlace que en él aparece. La arqueología es como sabéis la disciplina que nos permite  llegar a conocer un pasado tan remoto que sólo nos ha dejado huellas materiales, restos óseos, herramientas, ….. Cuando lleguemos a etapas más cercanas en el tiempo además de estos restos los historiadores podemos conocer el pasado de las sociedades a partir del arte , de la cultura, costumbres que se han mantenido…. y sobre todo de documentos escritos. Desde luego mucho más fácil.

El segundo post que os recomiendo está dedicado a una película tan extraña como sugerente. “2001 Odisea en el Espacio” de Satnley Kubrick. En ella se hace un acercamiento a la evolución de la humanidad como si esta se realizara en tres etapas, la última de las cuales en la película sucede en el futuro (la película es de finales de los años 60 del siglo XX). La escena que recoge el blog era para muchos de los antropólogos de la época la más clara evidencia del paso de los primitivos homínidos a un pensamiento humano, la violencia. Entonces no eran pocos quienes consideraban que el hombre era una especie de mono asesino capaz de matar a sus propios congéneres. Hoy sabemos que esto no es así y que compartimos esa violencia con otros simios.

Los vídeos sobre la hominización que podéis ver son muchos. Aquí os cuelgo el comienzo de la serie sobre la que estuvimos trabajando. La Odisea de la Especie. El inicio es una estupenda introducción a las razones por las que resulta interesante conocer nuestros orígenes.

El tercero, sin duda el más amplio, recoge no sólo explicación sobre la Hominización, sino algunos documentales sobre la misma y una serie de apuntes bibliográficos. En cualquier caso los libros están orientados para alumnos de 2º de Bachillerato….. no os hagáis líos. En el caso de que a alguno el tema le fascine podéis acudir a “Mi primer libro de Prehistoria” de Juan Luis Arsuaga.  Para quienes gusten de los grandes libros históricos (lo de grande no es mentira) podéis leer “El clan del Oso Cavernario” de Jean M. Auel, una de las series de más éxito sobre la vida de los primeros hombres.

El cuarto, De la Hominización es  más moderno cronológicamente, se refiere a nuestros más recientes antepasados, los neanderthales. En él podéis ver las reconstrucciones de las caras de estos primeros europeos a los que las recientes investigaciones muestran mucho más parecidos a nosotros de lo que creíamos. El artículo sobre los Neanderthales que tenéis enlazado y que publicó el periódico El Pais hace algún tiempo es soberbio, no dejéis de echarle un vistazo.

Un cuarto post que no quiero dejar de anotaros es el que tiene que ver con los orígenes del arte paleolítico, fue escrito despues de la lectura de un libro que modificó algunas de las ideas que tenía sobre el arte primitivo hasta ese momento, “La mente en la caverna”. El post se llama Arte Paleolítico y Chamanismo.

Por último recomendaros vivamente la página sostenida por la Fundación Atapuerca, un estupendo espacio para conocer la prehistoria y la página web del equipo de Atapuerca dirigida por Juan Luis Arsuaga, verdaderamente espectacular.

Los resultados de las excavaciones arqueológicas se recogen en las llamadas “memorias de excavación”, aquí tenéis algo parecido, los cuadernos de Atapuerca….. desde luego si no acabáis dedicados a la arqueología no será porque no lo haya intentado……  Atreveros a saber y curiosear.

Tagged with:  

Arte paleolítico y chamanismo

Cantabria tiene un espacio en el imaginario cultural de todo el mundo gracias al arte paleolítico y muy especialmente a las pinturas de la cueva de Altamira. El descubrimiento de las pinturas de la cueva que hiciera en 1879 el erudito cántabro Sanz de Santuola contribuyó notablemente a afianzar una revolución sobre la misma idea de “humanidad” que […]

Cantabria tiene un espacio en el imaginario cultural de todo el mundo gracias al arte paleolítico y muy especialmente a las pinturas de la cueva de Altamira. El descubrimiento de las pinturas de la cueva que hiciera en 1879 el erudito cántabro Sanz de Santuola contribuyó notablemente a afianzar una revolución sobre la misma idea de “humanidad” que comenzaba a desarrollarse en occidente.

Llegaron las pinturas justo en el momento en el que la ciencia comenzaba a abrirse a la teoría de la evolución, donde el racionalismo y el positivismo hacían mella fundamental en la religiosidad occidental y ponía a prueba creencias tan acendradas hasta entonces como la “creación” divina del mundo o la consideración del ser humano como criatura “a imagen y semejanza de Dios”.  La idea de que el hombre pudiera derivar de primitivos simios era insoportable para muchas conciencias, la monstruosidad de tales planteamientos fue ocasión incluso de burlas, ya os comenté en su día como la marca Anís del Mono ironiza en su dibujo con la teoría de la evolución y le da al mono los rasgos de Darwin.

El descubrimiento del arte paleolítico dio un nuevo vuelco a los debates sobre la “humanidad” del hombre, su evolución y las supuestamente sofisticadas características del hombre moderno. ¿Como era posible que unos seres humanos primitivos hubieran alcanzado una perfección artística tan notable? ¿Qué sentido tenían aquellas pinturas hechas en lo más profundo de una cueva?. Para muchos y durante mucho tiempo aquellas pinturas eran tan incomprensibles dentro de su esquema de conocimiento del “hombre primitivo” que no podían ser otra cosa que falsificaciones. Sanz de Santuola murió sin ver reconocido su descubrimiento, despreciado y vejado por los “especialistas” de su tiempo.  Hasta 1902 en que el prehistoriador Émile de Cartailhac publicó su “Mea culpa d’un sceptique” después del descubrimiento en Francia de otras cuevas decoradas similares a Altamira, la prehistoria no reconoció la autenticidad de las pinturas.

A partir de entonces la investigación siguió varios frentes. En primer lugar la búsqueda y catalogación de nuevos yacimientos con pinturas rupestres. En segundo lugar, el estudio de las técnicas, pigmentos y tipologías de las pinturas halladas en las cuevas. Por último los investigadores trataron de explicar las razones que llevaron a los hombres del paleolítico a pintar aquellos signos y aquellos animales en las cuevas.  Hoy podemos afirmar que en cuanto al primer punto y el segundo los avances han sido notables. El catálogo de cuevas con pinturas alcanza el número de 324, distribuidas fundamentalmente por el sur de Francia y el norte de España.

A Altamira se sumaron otros grandes yacimientos como Lascaux que dieron una idea más completa del alcance e importancia de la pintura paleolítica. También nuestro conocimiento sobre la técnica pictórica es poco menos que completa, precisamente el intenso estudio sobre las técnicas ha permitido realizar reproducciones tan fidedignas como la que hoy puede verse en el Museo de Altamira. Mucho más endebles son nuestros conocimientos sobre el significado de las pinturas, sobre su sentido cultural o social.

Las primeras teorías, aun presas de la admiración que despertaron las pinturas, entendieron estas como un claro ejemplo de el arte por el arte, el goce estético como única razón para la pintura, una manifestación artística posibilitada por una sociedad que merced a la técnica y a su organización podía permitirse espacio para el ocio y por tanto, espacios para actividades perfectamente inútiles en términos alimenticios. A estas consideraciones poco convincentes siguieron estudios que vinculaban las pinturas con algún tipo de pensamiento mágico propiciatorio, se pintaban los animales que querían cazarse, aquellos de los que dependía la supervivencia de la comunidad en este sentido los estudios del abate Breuil, fueron muy impotantes. Sin embargo esa explicación dejaba fuera todas las pinturas simbólicas que adornaban las cuevas, los claviformes, los tectiformes, los puntos, las manos…….  La explicación siguió entonces buscando implicaciones mágicas y simbólicas pero por otro camino. Leroi-Gourhan, destacó que los animales tenían valores simbólicos y que en las cuevas los ciervos se oponían a caballos o a ciervos, y que los símbolos también se oponían marcando una diferenciación sexual, unos eran símbolos masculinos otros femeninos, completándose los unos a los otros dentro de un marco que era entendido como femenino, la propia cueva.  Más recientemente, superando las ideas de Gourham, cada cueva ha sido vista como un santurario particular con su código específico, un código que se intuye pero que resulta difícil de entender, así los estudios realizados en este sentido por autores como Bernaldo de Quirós en Altamira destacan la unidad de sentido de cada cueva, de cada santuario.

En este estado de cosas tenía yo mi particular conocimiento hasta la lectura de este libro, \”La mente en la Caverna\” de David Lewis-Wiliams, un especialista en arte rupestre para quien las pinturas de las cuevas están relacionadas con lo que el llama “chamanismo”, refiriéndose a una serie de prácticas mágico-religiosas en las que el uso de sustancias psicotrópicas o estados inducidos de aislamiento y concentración llevan a sus protagonistas a experimentar visiones. Estas visiones son para sus protagonistas puertas de comunicación a otros espacios de la realidad, a otras dimensiones, en las que aparecen animales y símbolos dotados de significados iniciáticos y ejercen de guías de los sujetos sometidos a estas experiencias. La cueva sería una especie de membrana de comunicación entres estos mundos, las pinturas serían la plasmación de las visiones percibidas en los arrebatos mágicos de los chamanes. En esta teoría serían esenciales los chamanes, aquellos individuos dotados de una especial sensibilidad para las visiones o aquellos individuos que conocían los ritos, técnicas y sustancias que se precisaban para abrir esas puertas de la percepción que se pretendían.  Para Lewis-Williams la capacidad para crear mundos paralelos, dotar de significado profundo a las visiones y la compleja sustancia de los sueños y las construcciones simbólicas a ellos asociados, está unida a la evolución del cerebro humano. De hecho, para el autor serían los hombres de cromagnon los primeros dotados de esta capacidad, lo que les distinguía de los neandertales y les acabó dando una ventaja evolutiva que explica nuestra supervivencia. Parece evidente que sólo los cromagnones enterraron a sus muertos siguiendo ritos, parece también evidente que sólo los cromagnones fueron capaces de realizar objetos artísticos, pinturas y pequeñas esculturas en hueso.

En opinión del Lewis-Williams será la construcción de ese mundo mágico que el desarrollo neuronal del hombre moderno hace posible, la esencial diferencia que explica nuestro triunfo como especie. La realidad, y he aquí la riqueza de los matices y el fogonazo que supone la visión de este autor, es una construcción que los seres humanos hacemos en nuestra mente. No existe si no está pensada, sentida o percibida en nuestro cerebro, por lo tanto las construcciones mágicas, son tan reales, salvíficas o  reveladoras como las tangibles, pues al fin y a la postre se construyen en nuestra cabeza del mismo modo y nos hacen actuar de forma idéntica. Da igual que sean tangibles o intangibles, nuestras acciones están dictadas no tanto porque la realidad tenga una forma como porque creemos que la realidad tiene “esa” forma o porque creemos lo que sentimos como real. (No es tan importante que te quieran como el sentirse querido…. por ejemplo)  La capacidad simbólica del ser humano moderna ha posibilitado la construcción de complejos sistemas de comunicación, la evolución del lenguaje, la aparición del arte y las creencias mágicas y religiosas que han acompañado al hombre desde sus inicios. Hoy la neorología, en la que se apoya Lewis-Williams para su estudio busca los mecanismos químicos que generan la consciencia, los seres humanos somos conscientes de que somos, y esto parece también una novedad que nos permite construir lo que somos tanto en esa conciencia como en la memoria que lleva asociada y que opera en nosotros de una manera muy diferente a otras especies. Los neurotransmisores, esas sustancias químicas que permiten la comunicación entre las neuronas, y las redes neuronales son capaces de recrear visiones, de mantener recuerdos, de hacernos sentir de modos muy diferentes. La visión aérea, sentirse flotar, ver figuras del pasado, imágenes geométricas, caer por túneles, …. son ejemplos de las muchas sensaciones que nuestro propio cerebro induce y que el autor ve representadas en las cuevas.  El libro contribuye no sólo a entender la evolución de las especies, la evolución cultural o repasar los conocimientos que a día de hoy se tienen sobre el paleolítico, sino que nos aproxima al conocimiento de nuestra propia mente y a ver cómo la evolución de nuestro cerebro nos ha hecho ser quien somos, su funcionamiento explica algunos rasgos comunes a las culturas humanas y cómo desde el paleolítico a nuestros días, las necesidades psicológicas de los seres humanos han ido por idénticos derroteros.

Tagged with: