Tradiciones de las que hablamos. El Mariquelo

On 29/01/2012, in 1º ESO, by David

Alguno me preguntaba el otro día hasta donde subía el “Mariquelo”. Para despejar las dudas aquí podéis verlo con vuestros propios ojos. Además de admirar la hazaña no olvidéis qué razones nos traen hasta esta curiosa celebración salmantina: En el siguiente enlace podéis leer completo el origen de la tradición que rememora hoy en día […]

Alguno me preguntaba el otro día hasta donde subía el “Mariquelo”. Para despejar las dudas aquí podéis verlo con vuestros propios ojos. Además de admirar la hazaña no olvidéis qué razones nos traen hasta esta curiosa celebración salmantina:

En el siguiente enlace podéis leer completo el origen de la tradición que rememora hoy en día Ángel Rufino, el Mariquelo que aun hoy sube todos los años al cupulín de la torre de la Catedral de Salamanca en memoria del terremoto de Lisboa del 31 de octubre de 1755.

“El terror del pueblo era indescriptible. Nadie lloraba; el siniestro superaba la capacidad de derramar lágrimas. Todos corrían de un lado a otro, delirantes de horror y espanto, golpeándose la cara y el pecho, gritando: ‘¡Misericordia! ¡Llegó el fin del mundo!’ Las madres se olvidaban de sus hijos y corrían de un lado a otro llevando crucifijos. Desgraciadamente, muchos corrieron a refugiarse en las iglesias; pero en vano se expuso el sacramento; en vano aquella pobre gente abrazaba los altares; imágenes, sacerdotes y feligreses fueron envueltos en la misma ruina.”

Como sabéis aquel día Lisboa fue completamente arrasada por aquella furia geológica y Salamanca, relativamente cercana sintió el temblor y lo sufrió en su caserío también. El más evidente efecto fue la inclinación de la torre de la Catedral y notables destrozos en su estructura que obligaron a peraltarla y reforzar su base, tal y como  vosotros visteis directamente el otro día.

Terremoto de Lisboa 1755

Tagged with:  

Música para trabajar la excursión. Triste España sin Ventura

On 28/01/2012, in 1º ESO, by David

Me gusta poner banda sonora a la visita.  Y por ello os traigo una de las más bellas composiciones de comienzos del siglo XVI. Juan del Encina (al que tenéis en el Boletín de la Excursión a Salamanca) canta la muerte del príncipe Juan (hijo de los Reyes Católicos), la melancólica y maravillosa “Triste España sin […]

Me gusta poner banda sonora a la visita.  Y por ello os traigo una de las más bellas composiciones de comienzos del siglo XVI. Juan del Encina (al que tenéis en el Boletín de la Excursión a Salamanca) canta la muerte del príncipe Juan (hijo de los Reyes Católicos), la melancólica y maravillosa “Triste España sin ventura”.  El autor se duele de la desgracia de España que ha perdido a su príncipe, muerto precisamente en Salamanca en 1497. Sobre su muerte podéis saber algo más aquí, y de paso alguna cuestión sobre el folklore castellano relacionado con aquella.

Quizás os parezca antigua o poca cosa…, pero ahí la Historia de España dio un giro tan inesperado como fundamental. La muerte del príncipe descompuso el mapa de alianzas que con tanta maestría había tejido el rey Fernando el Católico y puso en primera línea de sucesión a la princesa  Isabel y muerta esta también a Juana (la que pasó a la historia como Juana la Loca), que estaba casada con un Felipe de Habsburgo (Felipe el Hermoso).  Aquella muerte, acabó por poner fin a la dinastía de los Trastamara (la de los Reyes Católicos) y hizo recaer en la Monarquía Católica (de ahí lo de Reyes Católicos) toda la herencia del Imperio Germánico años después en la persona de Carlos I de España. Sí…., lo habéis adivinado, todo esto está en la fachada de la Universidad de Salamanca. Abajo el medallón con los reyes Católicos y en la calle central de la fachada los escudos de los reinos de España (en ese momento) acompañados de las águilas de San Juan (la de los Reyes Católicos) y el Águila Bicéfala de Alemania. Los medallones de los laterales nos muestran a Carlos I y a su mujer Isabel de Portugal, vestidos a la romana.

Y todo….., a consecuencia de este Triste España sin ventura.

 

Tagged with:  

Otras formas de saber geografía

On 04/12/2011, in 1º ESO, by David

A menudo se nos escapa lo mucho que sabemos. Quizás sea porque no le damos valor, porque parece que sólo apreciamos lo que desconocemos y esas capacidades de las que andamos escasos. En el vídeo Amadou y Mariam  que acompaña el post que dedicamos al río Senegal aparecen unas crías moviéndose al ritmo de la […]

A menudo se nos escapa lo mucho que sabemos. Quizás sea porque no le damos valor, porque parece que sólo apreciamos lo que desconocemos y esas capacidades de las que andamos escasos. En el vídeo Amadou y Mariam  que acompaña el post que dedicamos al río Senegal aparecen unas crías moviéndose al ritmo de la canción que a mi, por ejemplo, me maravillan. Porque puede que sepa mucha geografía o mucha historia, pero carezco por completo de ritmo, algo que estas muchachas parecen disfrutar de manera natural.

Si nos preguntamos a nosotros mismos que sabemos de la geografía de un lugar, la mayor parte de vosotros me contestáis (para mi desesperación) que nada. Pero hoy en día es muy difícil en una sociedad como la nuestra, no saber nada. La televisión, el cine, Internet o nuestra “viajada” experiencia nos han acercado a más realidades de las que cualquier libro de texto nos facilitaría.  Antiguamente nuestros abuelos se asomaban al mundo por las esquemáticas e infantiles ilustraciones de las enciclopedias escolares (la Enciclopedia Álvarez es la más conocida), pero hoy, con los medios con los que contamos, me produce cierto sonrojo.

Enciclopedia Álvarez

Para demostrar lo que os digo os propongo tres ejemplos. Qué podéis decir a propósito de la geografía viendo con atención los siguientes vídeos. Pensad en el continente al que pertenecen, algunas costumbres que se os hagan evidentes, rituales, influencias musicales, origen de la población y clima, por supuesto todo lo demás que se os ocurra.

Una que me acompaña toda la tarde como “Leit motiv”

Otra conocida y cuyo comentario hicimos, aunque sobre otra canción, el pasado viernes.

Otra que logra que se me pongan los pelos de punta…., también muy expresiva

Pensad un poco y después de escucharlas decidme si no sois capaces de  asociar las músicas a un espacio, a una forma de vida, a una cultura…, si no podéis cartografiar esos países con mayor certeza que la que tuvieron los geógrafos medievales de los que hemos hablado. Al menos vosotros no inventaríais seres fantásticos y naturalezas imposibles como estos de aquí abajo (entre ellos un sciápode, uno hombre de esos de un sólo pie). – Si queréis saber más de estas costumbres antiguas de buscar monstruos y criaturas fantásticas, seguid este magnífico enlace  ”Libro de los monstruos” al que pertenece la ilustración que sigue.

Libro de las Maravillas - Marco Polo (extraído de Valdeperrillos - un sitio con mar)

 

 

Tagged with:  

Estaciones

On 23/01/2011, in 1º ESO, by David

Sobre el tiempo atmosférico y de qué modo el paso de las estaciones nos afectan encuentro, por pura casualidad, esta magnífica canción de Antonio Vega interpretada por Bebe y Shinoflow. Las estaciones nos salen al encuentro y provocan cambios de ánimo, nos llevan a reflexionar, a salir, a recordar….. Es una aspecto del tiempo atmosférico […]

Sobre el tiempo atmosférico y de qué modo el paso de las estaciones nos afectan encuentro, por pura casualidad, esta magnífica canción de Antonio Vega interpretada por Bebe y Shinoflow. Las estaciones nos salen al encuentro y provocan cambios de ánimo, nos llevan a reflexionar, a salir, a recordar….. Es una aspecto del tiempo atmosférico que tiene más importancia que la que le solemos dar en la Escuela. Curiosamente es la que aparece en nuestras conversaciones y la que explica que nos crispemos cuando los días de lluvia se alargan o que estemos exultantes cuando comienza a apretar el sol al iniciarse la primavera. En el instituto vivimos esto a diario,…. queremos salir cuando el sol calienta, conscientes de que estar bajo techado en esas condiciones es perder el tiempo…., a veces los mapas del tiempo nos permiten adelantarnos al curso de las clases.

Tagged with:  

La línea del tiempo – Time lapse lifeline

On 02/10/2010, in 1º ESO, Crítica y Reflexión, by David

Buscando canciones que ilustraran el ejercicio que hacíamos el otro día en clase sobre la Línea del Tiempo,  me encuentro con esta canción de Maria Taylor – Time lapse lifeline – . Quizás hayáis escuchado algo suyo en series como Bones o Anatomía de Grey, pues sus canciones forman parte de estas bandas sonoras “indies”, […]

Línea del Tiempo - El diseño industrial en los años 30 del siglo XX

Buscando canciones que ilustraran el ejercicio que hacíamos el otro día en clase sobre la Línea del Tiempo,  me encuentro con esta canción de Maria Taylor – Time lapse lifeline – . Quizás hayáis escuchado algo suyo en series como Bones o Anatomía de Grey, pues sus canciones forman parte de estas bandas sonoras “indies”, tan de moda en las nuevas series norteamericanas. En ella se hace referencia en inglés a dos conceptos que hemos trabajado en clase, el de línea del tiempo y de las dificultades de establecer una escala adecuada entre el tiempo contado (el que narramos) y el tiempo pasado (todo eso que sucedió).

El “time-lapse” es una técnica audiovisual que permite representar el paso del tiempo de un modo acelerado, una secuencia de vídeo en el que el tiempo se acelera, donde lo representado y el tiempo real no corresponden.

Si reparáis, cualquier representación narrada del tiempo, particularmente en el tiempo que utilizamos en historia, se hace a partir de una aceleración parecida. En este caso, nosotros los historiadores y vosotros en vuestro ejercicio habéis dado el salto entre dos acontecimientos, acelerando (al omitir), el tiempo y los sucesos que quedan entremedias.

Nuestra vida, esa “lifeline”, está hecha de pequeñas aceleraciones, esos momentos recordados, esos acontecimientos que nos marcan, esos años dorados y esos recuerdos queridos. La historia “oficial” también. La cuestión clave es preguntarnos qué elegimos para hacer ese “time lapse”, porqué elegimos unos hecho u otros, hasta que punto esa elección marca la lectura que sobre el relato podemos hacer.  Pensad por un momento en dos líneas de tiempo de vuestra vida y construirlas sobre las desgracias, accidentes y dolores que hayáis podido padecer, u otra en la que relateis las fiestas, las alegrías, los momentos de felicidad. Las dos corresponden a vuestra vida y sin embargo un espectador neutral se haría una idea muy distinta de vuestra existencia leyendo una o la otra.

Pensad en qué recordamos y en el porqué de ese recuerdo…., así se hace la historia y también así se escriben nuestras biografías.

Aquí tenéis la letra de la canción de Maria Taylor para quienes se atrevan con el inglés y a continuación la canción.

Tagged with:  

Petardeo a la francesa, Mylene Farmer

On 25/08/2010, in Crítica y Reflexión, by David

Para la mayoría de los españolitos de a pie el nombre de Mylene Farmer nos dice poco, pero si lo que buscamos es una especie de mujer espectáculo, una diva de multitudes, una especie de Madonna en francés, nos encontramos con esta cantante imprescindible para comprender las galias.  Mylene Farmen  comienza su carrera  en los […]

Para la mayoría de los españolitos de a pie el nombre de Mylene Farmer nos dice poco, pero si lo que buscamos es una especie de mujer espectáculo, una diva de multitudes, una especie de Madonna en francés, nos encontramos con esta cantante imprescindible para comprender las galias.  Mylene Farmen  comienza su carrera  en los años 80 de la mano del compositor y cineasta Laurent Boutonnat (autor no sólo de buena parte de las canciones de la artista sino también realizador de sus historiados vídeos).

El primer éxito de la cantante fue “Mamman a tort” (1984) aunque la carrera de Mylene Farmer no se consolidaría hasta comienzos de los años 90, ya con su nueva imagen pelirroja y jugando siempre entre la contenida provocación y unas puestas en escena cuidadas y espectaculares. No en vano los conciertos de Mylene Farmer son un fenómeno de masas en Francia. Por ejemplo este que sigue celebrado en Bercy en 2006 y donde podemos verla interpretar  ”Desènchanté”.

En España, sin embargo,  la canción es más conocida por la versión que hizo de la misma la belga Kate Ryan, especialista en adaptar a la francesa. Una pena….., me gusta más la versión original.

Ultimamente la influencia de Mylene Farmer se ha dejado sentir en el tutelaje que ha ejercido sobre Alizée, una joven cantante francesa que comenzó su carrera con un tema firmado por la propia Mylene Farmer y que gozó de cierta fama en España hace unos años “Moi, Je m’apelle Lolita”, y que repite en parte las bases del éxito original de la propia Farmer.

Todo bastante insustancial y algo petardo, pero nos dejamos llevar por esta nostalgia veraniega francesa, las fechas y la vuelta al infernal clima continental de nuestra meseta. Yo que me quejaba del fresco de Vichy….

Tagged with:  

Nostalgia de español

On 18/08/2010, in Crítica y Reflexión, by David

Ya son muchos días en este Vichy lluvioso que disfruto y padezco a partes iguales. Francia tiene efectos benéficos sobre mí pero reconozco que casi veinte días después me descubro buscando calor en el Spotify, arrimándome a ritmos y cadencias que me recuerden el sonido de mi lengua materna, y aunque aborrezca el calor y […]

Ya son muchos días en este Vichy lluvioso que disfruto y padezco a partes iguales. Francia tiene efectos benéficos sobre mí pero reconozco que casi veinte días después me descubro buscando calor en el Spotify, arrimándome a ritmos y cadencias que me recuerden el sonido de mi lengua materna, y aunque aborrezca el calor y esté incapacitado para el baile, la nostalgia me ha hecho saltar el Atlántico, llevándome un poco más lejos de mi casa.

Hace años tropecé con Calle 54 una película de Fernando Trueba que recoge un hermoso florilegio de Jazz Latino. Reconozco que debo a Trueba, a Santiago Auserón y al Lágrimas Negras de Bebo Valdes y el Cigala, este gusto por los ritmos latinos.

Esa calidez que echo de menos en Vichy, me lleva al rítmico piano de Eliane Elías que participaba en aquel Calle 54 con esta Samba Triste, y que más que en lugar de entristecerme me emociona y anima.

La calidez de piano de Elías se vuelve nerviosa y obsesiva en las manos de otros de los grandes, Michel Camino, al que podéis ver aquí en su aportación a ese Calle 54 en este imprescindible From Within, que hasta a mí, que soy de madera, me hace moverme.

Escuchando a Camilo uno siente deseos de levantarse mañana pianista, un anhelo que puede afianzar  viendo interpretar al mismo Camino ese ejercicio de erudición que es “Caribe”

Y sin embargo, por más Caribe que yo traiga a mi residencia Vychisoise fuera sigue lloviendo. Con el cielo gris y una temperatura que anima más al café que a los helados, no me queda más remedio que buscar el calor a la vera del Buena Vista Social Club, con un Compay Segundo nonagenario, caribeñamente elegante y enorme, en este Chan Chan que le dio tardía fama.

A veces hay que salir de casa para poder vernos mejor. Y sí …. como dice Compay Segundo, “Oui je parle français”

Para Sergio, que ya habrá vuelto de Cuba

Tagged with:  

Naoko o la melancolía.

On 07/08/2010, in Crítica y Reflexión, by David

Parece evidente que para botar una pelota hay que lanzarla contra el suelo y que cuanto más fuerte es ese golpe con más fuerza rebota. En los fracasos y en la desgracia nos gustaría tener la calidad de una buena pelota.  Antes o después la pelota vuelve a caer y en una sucesión de botes […]

Parece evidente que para botar una pelota hay que lanzarla contra el suelo y que cuanto más fuerte es ese golpe con más fuerza rebota. En los fracasos y en la desgracia nos gustaría tener la calidad de una buena pelota.  Antes o después la pelota vuelve a caer y en una sucesión de botes se nos pasa el partido.

Nos pegamos contra el suelo, sin quererlo, de improviso, pero con la esperanza de rebotar, de recuperar una energía propia que ahora sustituye la gravedad que nos estrella.  En algún momento la pelota acabará de absorber la inercia y la llevará hacia de arriba de nuevo. Las personas actuamos de ese modo, los colectivos también. Esos momentos de optimismo y exultante energía al que siguen depresiones, crisis y situaciones de pánico. Andamos dando botes y lo malo es que no sabemos ni cuando nos llegará el siguiente raquetazo, ni hacia donde botaremos. Conviene no impacientarse, el juego sigue.

Cuando nos sentimos caer, nos encerramos, nos miramos el ombligo, nos pasamos el día en pijama y a menudo nos ponemos canciones tristes para abandonamos. Es una manera de coger fuerza para acelerar la caída, para acelerar el bote. En esta situación hablamos de “bajonazo”,  nos falta energía y nos sobran angustias, el mundo nos come por una pata sin poder hacer nada por evitarlo. Nos culpabilizamos, nos sentimos expuestos, débiles, pensamos que no valemos.

Como por lo general ni somos tan estupendos como nos creemos en los momentos de euforia, ni tan patéticos como nos sentimos cuando estamos hundidos, pongamos distancia, esperemos el siguiente bote y pasemos los duelos con música,  allá van tres propuestas para no atragantarnos en los bajonazos que todos sufrimos.

La Buena Vida… y su espléndida “Calles y Avenidas” de su disco Vidania, un ejercicio de introspección, un castigarse a sí mismo y una cadencia entre la resistencia y el dejarse hacer que no pueden faltar en ningún bajonazo que se precie.

Espléndida en su tristeza infinita “Colorblind”  de los californianos Counting Crows, un tema que aparece en su disco “This desert life”. Un grupo que quizás muestra los dos extremos de nuestro estado emocional de una manera más asombrosa, aunque debo confesar que me gustan más en los temas melancólicos (Holiday in Spain o Goodnight Elisabeth)

Aunque por introspectiva tristeza debo confesar que llevo un tiempo enganchado a la melancolía de McEnroe, como antes a lo estuve Buena Vida, o mucho más antiguamente a Esclarecidos.  Especialmente a la de esta canción preciosa, Naoko. Hay una frase que me gustaría destacaros una pequeña referencia a Murakami. “Querría ser algún día aplastado por toneladas de cariño que merezco y que nunca me has dado”. Demoledora. La sensación del que espera en vano, ese reconocimiento, esa reciprocidad que provoca un vacío que arrastra.

Para empezar a asomar la cabeza no me resisto a referirme a uno de los grupos más interesantes de este 2010, “Los seis días” y que con esta “Andante en Vespa” nos retrata a muchos. Aunque para tristeza (bien cierto que sólo para las amorosas) su “Te odio“, pone los pelos de punta.

Queda aquí nuestra pequeña contribución al engolosinamiento en la tristeza, siempre tan poética, siempre tan puñetera…..  y a botar.

Tagged with:  

Diferentes formas de dar clase

On 11/07/2010, in Crítica y Reflexión, by David

Me reconozco en esta canción, “Smell like teen spirit“, cuestiones de generación, el indy que llevo dentro, la generación X o lo que queráis… La cuestión es que las numerosas versiones de esta canción bandera de Nirvana, nos plantea las diferentes maneras de acercarnos a un objeto y la capacidad de transformarlo sin cambiar lo […]

Me reconozco en esta canción, “Smell like teen spirit“, cuestiones de generación, el indy que llevo dentro, la generación X o lo que queráis… La cuestión es que las numerosas versiones de esta canción bandera de Nirvana, nos plantea las diferentes maneras de acercarnos a un objeto y la capacidad de transformarlo sin cambiar lo fundamental.

La clase es un objeto parecido, la canción es la misma pero los arreglos son diferentes y a veces esa diferencia marca la distancia que nos permite acercar un tema a nuestro querido público. Las posibilidades de hacer atractivo o relevante un conocimiento lejano y distante.  No sé como traducir las diferentes opciones… la más académica, la versión libre, la más actual o la más clásica. En cualquier caso sirva esta metáfora para demostrar la importancia que tiene el talento del músico para conseguir atrapar a a su público. Disfrutad de esta magnífica canción con la que los de Kurt Cobain quisieron imitar a los Pixies.

La jazzística improvisación de The Bad Plus

Con mejor sonido aunque sin imágenes en directo aquí

La serena y folky versión de Patti Smith

La instrospectiva versión de Tori Amos

Orquestal y un pelín pachanguera por de The Western Freshmen Orchestra

Una muy suave versión coral a cargo del Scala and Kolochny Brothers

Y para que no perdamos el norte…. La auténtica versión de Nirvana, con subtítulos en español. Fin de la metáfora

Tagged with:  

Lo clásico, el clasicismo y los clasicismos

On 04/06/2010, in 1º ESO, by David

La cultura europea está unida inseparablemente a la herencia clásica. No sólo parte de nuestros mitos literarios y culturales beben de esas fuentes sino que la lengua en la que los pronunciamos están vinculadas al romano latín. Nuestro derecho, las leyes con las que se regulan las relaciones entre los sujetos y los poderes en […]

La cultura europea está unida inseparablemente a la herencia clásica. No sólo parte de nuestros mitos literarios y culturales beben de esas fuentes sino que la lengua en la que los pronunciamos están vinculadas al romano latín. Nuestro derecho, las leyes con las que se regulan las relaciones entre los sujetos y los poderes en nuestras modernas sociedades, son directas herederas del derecho romano. Los griegos nos abrieron la mirada de la filosofía y vosotros estudiáis el teorema de Pitágoras y utilizaís el número ∏ con naturalidad, siguiendo las enseñanzas de la matemática clásica.

La vuelta a lo clásico ha sido una constante en la cultura europea, el clasicismo de la corte de Carlomagno, el Renacimiento italiano y el triunfo a finales del siglo XVIII del Neoclasicismo son los más conocidos.  Lo clásico nos rodea, al lado de nosotros tenemos monumentos innumerables que nos hablan de aquella antiguedad y cuando los miramos nos percatamos del reflejo lejano de aquel mundo antiguo. Observad atentos….. están mucho más cerca de nosotros de los que creemos.

Para ilustrar lo dicho os sugiero dos miradas, la primera es la que nos ofrece Jordi Savall en esta representación de la que se considera la primera Ópera, el Orfeo de Monteverdi. Resulta curioso que a comienzos del barroco (el estilo que sigue al Renacimiento) fuera una fábula clásica la que sirviera de entretenimiento a la corte de la ciudad italiana de Mantua. En aquella época el mundo clásico constituía una referencia obligada, un ejemplo de los valores que se trataban de encarecer. Aquellas obras tenían un sentido lúdico pero también doctrinal, los modelos clásicos servían para mostrar cómo debían de comportarse los seres humanos.  Del mismo modo que en la antigüedad se servían de los relatos de la Iliada y la Odisea para representar los ideales humanos a los jóvenes griegos y romanos, durante el renacimiento el arte recuperó aquellos ejemplos griegos y romanos como modelos de virtud.

En segundo término os he colgado la presentación que hemos visto, en ella encontráis algunos de esos modelos, más allá de la estética de la arquitectura fijaos en como la monarquía española se encarnó a sí misma en la leyenda de Hércules y sus trabajos,…… contemplad ese Carlos V y el furor y su lección de clasicismo, es una escultura a la romana pero también las virtudes que representan quieren ser las de aquellos antiguos emperadores.



Lo clásico nos rodea.

Tagged with: