La Historia delante de las narices

On 13/03/2011, in 3º ESO, 4º ESO, Crítica y Reflexión, by David

La inflación del término histórico lo ha desacreditado. Históricos son los partidos de fútbol, las bodas de cualquier famoso o la presentación de cualquier frivolidad tecnológica.  No conviene que perdamos el sentido y debemos atender a estos momentos en los que todo parece transformarse, en los que nos entra cierto pánico ante un futuro que […]

La inflación del término histórico lo ha desacreditado. Históricos son los partidos de fútbol, las bodas de cualquier famoso o la presentación de cualquier frivolidad tecnológica.  No conviene que perdamos el sentido y debemos atender a estos momentos en los que todo parece transformarse, en los que nos entra cierto pánico ante un futuro que se desdibuja, que rompe con el proyecto que teníamos pensado.

Llevamos unos meses verdaderamente “históricos”, frente a nosotros, al otro lado del Mediterráneo los pueblos se desperezan e intentan romper con décadas de opresión política y de ruina económica. Elevados sobre una juventud bien formada y abierta a otras referencias, los regímenes tiránicos que aseguraban a Europa un Mediterráneo pacífico caen como piezas de dominó.

No sabemos hasta dónde llegarán las reformas, hasta cuando estos procesos podrán mantenerse, de qué manera se desarrollarán los cambios que las poblaciones reclaman, pero sin duda, nuestro dormido continente ha recibido una lección. La desesperación acaba por romper por algún sitio, la ausencia de salidas razonables provoca movimientos que acaban en cambios o en sangrientas represiones.

Si miramos a nuestros vecinos del sur, podemos ver un poco de todo esto. Permaneced atentos, esta historia no os la tendrá que contar nadie, la estáis viendo delante de las narices.

Rachid Taha escribió hace algunos años esta canción, “Barra, Barra” (aquí la traducción) que ilustra ese cansancio que ahora vemos romperse en manifestaciones y revueltas. Confiemos en que las ilusiones no se rompan.

Para saber más os recomiendo el artículo de Josep Ramoneda en Le Monde Diplomatique de este mes “Cinco causas de la insurrección árabe” y que sigais el blog de Olga Rodríguez (El minotauro anda suelto). Bien está para empezar a entender las cosas.