Libros para el tercer trimestre. Una invitación a la lectura

On 15/04/2012, in 1º ESO, by David

Cuando digo una invitación estamos hablando precisamente de eso…., de invitaros a leer. No de obligaros, no de conminaros, no de basar una nota en que os leáis o no os leáis un libro. Quiero invitados a saber más. Hasta ahora os he dicho que la historia se escribe…., y lo habéis hecho y os […]

Cuando digo una invitación estamos hablando precisamente de eso…., de invitaros a leer. No de obligaros, no de conminaros, no de basar una nota en que os leáis o no os leáis un libro. Quiero invitados a saber más.

Hasta ahora os he dicho que la historia se escribe…., y lo habéis hecho y os he insistido hasta la nausea en esto. La otra cara de esa idea es que la historia también se lee. Yo soy un compulsivo lector de historia, es mi profesión, mi gusto, la más cultivada de mis aficiones, así que imaginad mi perplejidad cuando alguien me dice que no le gusta leer historia (es como si me hablara en otro idioma).

Desde que Herodoto decidió contar las grandes hazañas de los griegos y de los persas no se ha dejado de escribir historia. Sería muy conveniente hacer una lectura extensa de libros de historia, más que estos remedos de historia que son los libros de texto o nuestros propios apuntes.  Por eso y para que leáis a los grandes…., para que os vayáis sumergiendo en la lectura de la historia, allá va mi propuesta. Son adaptaciones, resúmenes y libros de divulgación. Si algún día os doy historia en bachillerato…., os vais a enterar de verdad de lo que es leer historia. Mientras tanto, valga esto por pequeño que sea.

Podéis leeros uno, dos, una docena….., los que queráis. Eso sí, decidme qué os habéis leído para poder tener en cuenta vuestro esfuerzo.  Deciros también que las Matrículas de Honor y los Sobresalientes pasan por leer algún libro de estos (es lo que tiene sobresalir…., que cuesta un poco más).

Editorial Akal – Colección “Para descubrir a los clásicos” (Podéis verlos aquí)

Son todos sobre Historia Antigua (Egipto, Grecia y Roma, Israel), mitología y literatura clásicas. Nos sirven para darnos una idea esencial del mundo antiguo.  Os pongo en cursiva los que me parecen a mi más interesantes. No os salgáis de estos, sé que la colección es más grande pero se va ya a otras época que veremos en años sucesivos.

  • Agamenon y la Guerra de Troya 
  • Los viajes de Ulises
  • Julio Cesar y la Guerra de las Galias
  • Isis y Osiris
  • Moises
  • Jasón y el Vellocino de Oro
  • Rómulo y Remo
  • Teseo y el Minotauro
  • Edipo
  • Los trabajos de Hércules
  • De Apolo a Zeus

La Editorial De la Torre, publicó cuatro pequeños tomos sobre cuentos de la Mitología Griega, son también muy interesantes y recomendables para quienes tenéis curiosidad por estos temas de mitología.

  • Cuentos de la Mitología Griega (I-IV). Mercedes Aguirre y Alicia Esteban

Anaya ha publicado un libro muy interesante para conocer la evolución humana y que os recomiendo y que está cuya referencia completa podéis ver aquí

  • El origen del hombre.  Manuel Seara

El último libro que os recomiendo es el más grande y quizás más complejo de los que os planteo, también el más interesante si es que os fascina el tema de la prehistoria, la arqueología y la paleontología. Ganó el premio a mejor libro de Divulgación Científica en el año 2004 y reconozco que lo merece. La referencia de la editorial la tenéis aquí

  • Hijos de un tiempo perdido. Bermudez de Castro (coord)

Así que ánimo y elegid por gusto e interés …., no por necesidad.

Tagged with:  

La vuelta al mundo en 80 días – Ahora sí

On 28/12/2011, in 1º ESO, by David

Ya podéis empezar a leer (ya sé que alguno lo ha hecho ya) y comenzar a trabajar el dossier de lectura que tenéis colgado en la wiki (la fecha límite de entrega es el 28 de febrero de 2012). Quiero no obstante explicados el porqué de una lectura, tomadlo como una invitación a la misma […]

La vuelta al mundo en 80 días

Ya podéis empezar a leer (ya sé que alguno lo ha hecho ya) y comenzar a trabajar el dossier de lectura que tenéis colgado en la wiki (la fecha límite de entrega es el 28 de febrero de 2012). Quiero no obstante explicados el porqué de una lectura, tomadlo como una invitación a la misma y una reflexión sobre la geografía que precisamente nos permite hacer Julio Verne a través de las aventuras de Fineas Fogg. El mundo se hizo redondo y pudo comprenderse en toda su extensión sólo en el siglo XIX, el tiempo de Verne y su personaje, es verdad que mucho antes los barcos portugueses, castellanos, ingleses y holandeses se habían aventurado por los océanos y habían ido completando aquel atlas que os resultaba tan curioso cuando hablábamos de la cartografía, aquel atlas en el que buena parte del mismo era imaginaria o estaba poco definida.

Mucho antes de las aventuras de Fogg, el 1o de agosto de 1519 salía de Sevilla al mando de Fernando de Magallanes, una expedición de doscientos sesenta y cinco hombres a bordo de cinco naves . El 8 de septiembre de 1522, tres años después, volvía una sola de las naves, la Victoria, con 18 hombres a bordo capitaneados por Juan Sebastián Elcano, a quien cupo el honor de ser reconocido el primero en dar la vuelta al mundo.  Elcano demostró fehacientemente que la tierra era redonda y que navegando constantemente hacia el oeste, podía regresarse al mismo punto.  La dureza de la expedición de Elcano nos sirve para entender la increíble hazaña de dar la vuelta en 80 días, por más que esto fuera una ficción de Julio Verne.

Noticia de “Le Magasin Pittoresque” (1870). La vuelta al mundo en tres meses

La verdad es que Julio Verne había leído en una revista francesa de la época, Le Magasin Pittoresque, una noticia en la que se afirmaba que la apertura del Canal de Suez permitiría dar la vuelta al mundo en tres meses. La revista recogía un cálculo de días de trayecto y hacía de la hazaña algo plausible.  A la derecha podéis ver la noticia (pinchar para ampliar) de “Le Magasin Pittoresque” (sacada de Gallica-Bibliothèque Numérique)

La novela plantea el hecho de que la revolución de los transportes que se había producido en el siglo XIX, había logrado estrechar el mundo. Los ferrocarriles, los barcos de vapor y los grandes veleros, la apertura de los canales de navegación (el de Suez primero y ya en el siglo XX el de Panamá), permitían emular a Elcano en mucho menos tiempo.

Si tratáramos de hacer los mismo hoy, nos llevaría algo más de dos días enteros en avión (sin contar escalas ni correspondencias) circundar el planeta. De Madrid a Sydney (Australia) unas 25 horas, de allí a Nueva York, algo más de 24 horas y desde Nueva York a Madrid unas 9 horas más.  El mundo, como veis, se sigue estrechando. Desde ese punto de vista la vuelta al mundo en 80 días se nos haría enormemente larga.

La edición de Anaya Infantil y Juvenil

Pero la aventura de Phineas Fogg no es sólo la de un hombre empeñado en vencer al tiempo sino un espléndido viaje alrededor del mundo que nos permite conocer una larga serie de paisajes del planeta. El viaje y la geografía han estado muy unidos desde los orígenes de esta, esa descripción superficial de cualquier paisaje es la Geografía básica, pero no sólo eso, también es la más tangible. Leed “La vuelta al mundo en 80 días” de ese modo, como un libro de viajes, abrid los ojos y dejaos llevar.

Las ediciones de esta novela han sido numerosas. Al tratarse de un clásico de aventuras no ha faltado nunca en las bibliotecas infantiles y juveniles, las traducciones han sido tambien varias (algunas por ejemplo se refieren a Pasepartout como Picaporte), así que hay donde elegir.

Internet nos facilita ahora el acceso a los libros en línea. Podéis acceder a La Vuelta al Mundo en 80 días en Wikisources. Aquí lo podéis leer directamente, pasarlo a PDF e incluso crear un fichero en formato de libro (que luego os podéis bajar o mandar imprimir).  Os recomiendo también para empezar la lectura, echarle un vistazo a este artículo sobre el libro de Maribel Martorell en Realidad Literal, un buen e ilustrado comienzo para la lectura.

Y por recuerdos de juventud, no podía por menos que haceos la referencia a La Vuelta al mundo de Willy Fog, que nos marcó a toda una generación de niños. Lo malo es que como los personajes fueron ligeramente renombrados, a muchos nos cuesta quitarnos ese Willy Fog de la cabeza…..

Tagged with:  

Huéspedes

On 30/05/2010, in 2º BACH Historia España, Crítica y Reflexión, by David

“Somos huéspedes los unos de los otros” Los seres humanos como viajeros nos alojamos en la vida de los demás, enredados en el mismo tiempo, compartimos espacios, experiencias, conversaciones y de esa manera nos llevamos un poco los unos de los otros. Daniel Innerarity se sirvió de esta idea de George Steiner para escribir un precioso libro  ”Ética […]

Úrculo - Equipaje japonés (1999)

“Somos huéspedes los unos de los otros”

Los seres humanos como viajeros nos alojamos en la vida de los demás, enredados en el mismo tiempo, compartimos espacios, experiencias, conversaciones y de esa manera nos llevamos un poco los unos de los otros. Daniel Innerarity se sirvió de esta idea de George Steiner para escribir un precioso libro  ”Ética de la Hospitalidad” al que acudo a menudo, donde me pierdo y donde sobre todo me encuentro. Innerarity daba razón en una entrevista de esa idea de la hospitalidad que le había inspirado Steiner.

“Me impresionó una frase que escuché una vez a Steiner que decía: “Somos huéspedes unos de otros”. Y se me ocurrió que, en el fondo, la sociedad está articulada de esta manera: como una contraprestación de servicios que no sigue los criterios de la estricta reciprocidad. /…/ Me pareció ver que las éticas que nos han explicado, gravitaban fundamentalmente sobre la autonomía, la autodeterminación, la soberanía, la autosuficiencia personal, y, en cambio, dejaban sin considerar aspectos como la vulnerabilidad, la imprevisibilidad, el deseo de reconocimiento.”

Para Steiner, en quien Innerarity se inspiraba, ser huésped significaba “… dejar la casa que has visitado un poco mejor de lo que la encontraste/…/, no todo el mundo quiere ser huésped. La mayoría de la gente quiere tener raíces, como los árboles. Yo quiero tener piernas, que me parecen más interesantes. Con las piernas puedes irte lejos, subir montañas, cruzar la Tierra… Cuando llega una tormenta, el árbol puede caer.”

Nos despedimos en el umbral de un tiempo nuevo y nos marchamos  con la emoción y con la belleza de la graduación de anteayer en el recuerdo. En los adioses, mientras nos abrazarnos reconocemos nuestras deudas,  ese paso los unos por los otros que a todos nos ha transformado.  Hemos vivido bajo el mismo techo, hemos sido huéspedes y eso nos vincula para siempre, allá donde vayamos nos reconoceremos.  Me habéis hecho mejor persona y eso es una deuda que nunca podré corresponder. Muchas gracias por el año compartido.


Tagged with:  

La Edad Media en la Península Ibérica, un vistazo sobre libros y apoyos

On 22/01/2010, in 2º BACH Historia España, by David

La Edad Media en la Península Ibérica constituye, como sucede en otros territorios europeos el germen de los espacios territoriales y políticos  que conocemos en la modernidad. El mapa lingüístico, político y cultural europeo tiene unas indudables raíces medievales. A menudo con el marcado carácter finalista que tienen las historias nacionales, se ha exagerado el […]

800px-librodesjuegasalfonxandcourt1
La Edad Media en la Península Ibérica constituye, como sucede en otros territorios europeos el germen de los espacios territoriales y políticos  que conocemos en la modernidad. El mapa lingüístico, político y cultural europeo tiene unas indudables raíces medievales. A menudo con el marcado carácter finalista que tienen las historias nacionales, se ha exagerado el peso de esa tradición medieval en la configuración de los estados y las naciones del presente. La Edad Media ha servido no sólo para explicar sino a veces para justificar, fronteras y tradiciones culturales revitalizadas en el presente. En este sentido conviene estar atentos y rastrear el origen de símbolos, títulos o instituciones que a lo largo de los dos últimos siglos han buscado en la Edad Media su origen remoto.  Sin duda son numerosas las exageraciones pero sin duda también son evidentes las herencias. La toponimia, el folklore, la persistencia de hablas, dialectos y lenguas que a primera vista no parecen explicables, la ocupación del territorio, los usos agrícolas o ganaderos o las tradiciones industriales; tienen a menudo una antigüedad sorprendente que se remonta a la Edad Media.

Hay otras cuestiones cuyo conocimiento resulta más abstracto e inaprensible, es este conocimiento el que da lugar a mayores errores de interpretación, por ejemplo, las teorías políticas medievales, el origen de la legitimidad de los reyes, el significado de los pactos señoriales, el entramado de esa red feudal de vinculaciones y dependencias. Tendemos a atribuir a idénticas palabras idénticos significados, y esto en Ciencias Sociales y particularmente en Historia, es fuente de importantes y severos errores.  Pensad en simplísimo ejemplo la diferencia entre nuestro “caballeros” y el medieval “caballeros”. Hoy cualquier varón se incluiría en esa categoría, sin embargo la caballería medieval no era sólo un arma de guerra, no sólo era una vaga referencia de clase y estamento, era también una forma de vida, una mentalidad, una escala de valores, que por ende, se va transformando en el curso de los cerca de mil quinientos años en los que está cargada de sentido. En un sentido más profundo podemos citar el concepto de monarquía, para el que sin duda encontraremos evidentes continuidades, pero cuyo valor, significado y peso en la política medieval era muy distinto que el que hoy en día pueda mantener cualquier monarquía constitucional europea.  Hoy los reyes lo son por gracia de las constituciones y la expresión de la soberanía popular que ha atendido el peso simbólico de esta institución en la historia de la mayor parte de los pueblos de Europa. En la Edad Media, sin embargo, los reyes lo eran por la Gracia de Dios. Las diferencias saltan a la vista aunque tendremos ocasión de profundizar más en ellas cuando tratemos las transformaciones políticas y sociales de los inicios del mundo contemporáneo.

424px-grande_e_general_estoria_codice_del_escorial

La Edad Media en España es particularmente compleja. La ocupación islámica de la mayor parte del territorio conlleva que un significativo espacio cronológico de es historia esté escrito en árabe, que tenga sentido en tradiciones orientales y que en buena parte se haya perdido documentalmente, lo cual ha lastrado a menudo su conocimiento. Las bases primordiales de nuestro conocimiento sobre el mundo islámico peninsular lo debemos a autores como Levy Provençal, Gómez Moreno, o Asín Palacios, cuyos trabajos de historia, filología, cultura o arte están en los cimientos de cualquier cosa que hoy en día podamos leer sobre esa época.  Sobre el trabajo de estos clásicos generaciones de historiadores han completado, corregido y aumentado nuestra perspectiva sobre Al-Andalus. Mucho más cercanos en el tiempo y evidentemente, más al día que aquellos eruditos, tenemos la obra de P. Guidchard. Podéis encontrar una bibliografía interesante en este sentido en las páginas de Artehistoria. Los interesantes resúmenes editados por Historia 16 hace algunos años son también reseñables, tanto para el conocimiento de la realidad de Al-Andalus como para la de los reinos cristianos. Si tenéis oportunidad de echarles un vistazo no dejéis de hacerlos, aunque quizás resulte difícil encontrarlos más allá de los fondos de las bibliotecas públicas. También, evidentemente, las historias generales de España, un género muy transitado en los últimos años y sobre cuya consulta a la hora de aclarar cronologías confusas o las profundas causas de algún acontecimiento por el que os sintáis concernidos no puedo sino aconsejaros.  Las tenéis en varias editoriales, la última y todavía incompleta la está editando Marcial Pons, tenéis también las de las editoriales Crítica, Alianza o Edaf, por citar algunas de las que posiblemente encontréis con más facilidad.  Amén de estas grandes obras de numerosos tomos tenéis las mucho más resumidas y cercanas de Raymond Carr, Julio Valdeón o  García de Cortazar , estas obras os resultarán más cercanas pues su planteamiento, aunque sin duda más ambicioso, es parecido al de la Historia de 2º de Bachillerato en ese sentido de omnicomprensión cronológica y conceptual que la asignatura plantea. El lenguaje, he aquí su principal virtud, es un lenguaje histórico más rico y sugestivo que el que tiene cualquier libro de texto, esta lectura os acercará de manera más clara al lenguaje histórico y al modo en el que se construyen las argumentaciones en historia. Estas historias generales os servirán durante todo el curso, como también os servirán obras de referencia como el Atlas Histórico Mundial recientemente editado por Akal (la versión antigua está en la editorial Istmo) o también con un carácter más escolar, el Materiales para la Historia de España, en la misma editorial Akal.

Sobre la Edad Media en los reinos cristianos, más allá de manuales y obras generales podéis seguir la pista a algunos autores señalados, a Julio Valdeón,  al propio García de Cortazar, y para los Reyes Católicos a Luis Suarez Fernández.  Insisto….. leed. Mirad aquí y allá, consultad los enlaces de internet que conocemos, los manuales escolares, las obras generales de referencia y si os queda algo de curiosidad o alguna duda, a los grandes especialistas.  Por supuesto, para cualquier contad conmigo,  mi tiempo es vuestro.

411px-estoria_de_espana

Literatura de viajes

On 15/01/2010, in 3º ESO, by David

El viaje está en el origen mismo de la Geografía. Herodoto, en el siglo V  a. de C., escribió un libro  -Historia – que en buena medida es la génesis de la Historia y de la Geografía.(Una bellísima referencia al mimo la encontraréis en la película “El paciente inglés”.  Es el libro del que el protagonista […]

El viaje está en el origen mismo de la Geografía. Herodoto, en el siglo V  a. de C., escribió un libro  -Historia – que en buena medida es la génesis de la Historia y de la Geografía.(Una bellísima referencia al mimo la encontraréis en la película “El paciente inglés”.  Es el libro del que el protagonista no se separa, como si todo lo que un historiador o un geógrafo debieran saber estuviera contenido en sus páginas).  La descripción de los paisajes, de los pueblos, de sus costumbres e incluso de su historia, formaron parte de los relatos geográficos como hoy forman parte de  la literatura de viajes.  Un libro de viajes es al fin y al cabo una mirada sobre un territorio y todo lo que lo compone, por lo tanto es una mirada geográfica. Evidentemente el libro de viaje no tiene la estructura sistemática de un libro de geografía escolar, no nos analiza el sector primario para luego hablarnos de la trama urbana, sino que nos ofrece una visión mucho más cercana, más atenta a lo que lo percibido provoca en el viajero.

Todos somos viajeros, de hecho la metáfora del viaje ha servido desde antiguo para hacer una metáfora de la propia vida del hombre. Sabemos de donde y cuando salimos, sabemos también que habremos de llegar y nos falta por conocer el cuando. Sin embargo nuestra vida sería el viaje entre la primera y la última de las etapas, y sobre todo, el viaje, al fin y al cabo, es lo importante.

Entended esta lectura como una invitación a la percepción, a abrir una ventana nueva aunque la hagáis con otros ojos. Posiblemente algún día vosotros también frecuentéis el género de la literatura de viajes, no sólo como lectores, sino como autores.  De alguna manera una sesión de fotos de nuestro último viaje recuerda poderosamente a esa colección de estampas e impresiones que forman el núcleo de la literatura de viajes.

Por otro lado os enlazo dos buenos post donde podéis encontrar algunas sugerencias sobre literatura de viajes. El catálogo es tan ingente que no me atrevo a recomendar una obra u otra. Si acaso os recomendaría asomaros a la obra de Kapuscínskí, uno de los más notables viajeros modernos. En mi opinión Kapuscínskí es una referencia necesaria.

Dejaos llevar por la curiosidad y sobre todo, buen viaje.

Biblioteca viajera de “Viaje adictos” (Viene por autores y explica brevemente el libro)

Los mejores libros de viajes (Se trata de un post en un blog de viajes que refleja lo escrito en otro blog, aunque en inglés, sobre los mejores libros de viajes de todos los tiempos en opinión de la revista Traveler)

Tagged with:  

Libros e Historia Contemporánea

On 14/01/2010, in 4º ESO, by David

La Literatura es un testigo de la Historia.  A través de la literatura conocemos directamente un tiempo que los historiadores normalmente “traducimos”. La Historia y la Literatura tienen diferentes propósitos pero entre ellas ejercen una mutua influencia, la narración que fundamenta la literatura también fundamenta el relato histórico. No en vano la palabra historia sirve […]

La Literatura es un testigo de la Historia.  A través de la literatura conocemos directamente un tiempo que los historiadores normalmente “traducimos”. La Historia y la Literatura tienen diferentes propósitos pero entre ellas ejercen una mutua influencia, la narración que fundamenta la literatura también fundamenta el relato histórico. No en vano la palabra historia sirve en español para referirnos a un relato histórico y también para nombrar un relato fantástico. Nuestro idioma no hace la distinción que otras lenguas como el inglés hacen entre la History (nuestra historia) y la story (una narración o un cuento). Podemos hablar de una novela histórica pero también podemos pensar en la historia como una novela en la que sabemos que sus personajes existieron y cuyo relato sobre el pasado ha de estar apoyado en fuentes comprobadas.

La literatura hace espléndidos relatos históricos. Los escritores son testigos y cronistas de su tiempo  a menudo más fieles y agudos que los historiadores, quienes solemos escribir siempre desde la distancia cronológica.  Podemos leer un sesudo ensayo sobre la sociedad española del siglo XVI pero si leemos el “Lazarillo de Tormes” la vemos pasar ante nosotros, hablando en su lengua, con su color y su olor naturales. La literatura nos sirve para recrear paisajes humanos que quedan poco definidos en el relato histórico. Acostumbrados a narrar los grandes acontecimientos olvidamos el hilo fino de las vidas de quienes padecieron sucesos que en nuestros libros despachan en cinco líneas. Viene la literatura, como puede hacerlo la historia oral o la memora, a reconstruir la “microhistoria” que precisamos para dar contenido a nuestras frías categorías.

Los libros que os sugiero son una selección muy personal que he ordenado por bloques temáticos que aparecen en nuestro programa de asignatura y que aparecen retratados, de una u otra manera, en las obras señaladas. Buena parte de estos libros tienen multitud de ediciones, así que podréis encontrarlos en lujosas encuadernaciones o en humildes series de bolsillo.  Os he enlazado en alguna  de ellas una ficha del ISBN de alguna edición que me parece válida. En el propio ISBN podéis buscar otras ediciones o utilizar la que tengáis a mano en casa, en la biblioteca del instituto o en la biblioteca de vuestro pueblo.

Listado de Libros

Revoluciones Liberales y Restauración

-       Historia de dos ciudades. Charles Dickens

-       Los Miserables. Victor Hugo

-       El Ocho. Katherine Neville

-       El Gatopardo. Tomasso di Lampedusa

La Revolución Industrial

-       David Copperfield. Charles Dickens

-       Humillados y ofendidos. Fiodor Dostoevskï

-       Germinal. Émile Zola

-       Grandes Esperanzas. Charles Dickens

-       Historia de dos ciudades. Charles Dickens

Colonialismo, Imperialismo, emigración

-       El hombre que pudo reinar. Rudinyard Kipling

-       Benito Cereno y otros cuentos del mar. Herman Melville

-       Gangs de Nueva York. Herbert Asbury

-       El corazón de las tinieblas. Joseph Conrad

Movimiento Obrero

-       La Huelga General. Jack London

-       Asesinatos S.A. Jack London

La Ciencia y sus límites

-       Frankenstein. Mary Shelley

-       Paris en el siglo XX. Julio Verne

La primera guerra mundial

-       Senderos de gloria. Humphrey Cobb

-       El mundo de ayer: Memorias de un europeo. Stefan Zweig

-       Sin novedad en el frente. Erich Maria Remarque

La crisis del 29 y sus consecuencias

-       Las uvas de la ira. John Steinbeck

La segunda Guerra Mundial, totalitarismos y Holocausto

-       Las pequeñas virtudes. Natalia Guinzburg

-       Sin destino. Imre Kertész

-       Si esto es un Hombre. Primo Levy

-       1984. George Orwell

-       Rebelión en la Granja. George Orwell.

Tagged with:  

De la Felicidad

On 29/11/2009, in 4º ESO, by David

Uno de los elementos esenciales de los cambios políticos que inaugura el periodo revolucionario de finales del siglo XVIII y por ende ende la Ilustración, es la idea de Felicidad. Un vocablo que a partir de entonces forma parte de nuestro universo ideológico, de las estimaciones de la sociología y de nuestras consideraciones personales sobre […]

Uno de los elementos esenciales de los cambios políticos que inaugura el periodo revolucionario de finales del siglo XVIII y por ende ende la Ilustración, es la idea de Felicidad. Un vocablo que a partir de entonces forma parte de nuestro universo ideológico, de las estimaciones de la sociología y de nuestras consideraciones personales sobre la “calidad” de nuestras vidas. Debemos ser felices. La organización política y social debe lograr nuestra felicidad.

La Declaración de Independencia de los Estados Unidos planteaba lo siguiente un lejano 4 de julio de 1776, acta fundacional de la revolución que llevará al nacimiento de los Estados Unidos de Ámerica.

Sostenemos que estas verdades son evidentes en sí mismas: que todos los hombres son creados iguales; que son dotados por su Creador de ciertos derechos inalienables; que entre éstos están la vida, la libertad y la búsqueda de la felicidad; que para garantizar estos derechos se instituyen entre los hombres los gobiernos, que derivan sus poderes legítimos del consentimiento de los gobernados; que cuando quiera que una forma de gobierno se haga destructora de estos principios, el pueblo tiene el derecho a reformarla o abolirla e instituir un nuevo gobierno que se funde en dichos principios, y a organizar sus poderes en la forma que a su juicio ofrecerá las mayores probabilidades de alcanzar su seguridad y felicidad.”

Como veis la búsqueda de la Felicidad era un derecho inalienable y la justificación para organizar un gobierno, abolirlo o reformarlo no era otra que la evidencia de que ese gobierno no garantizaba ni la libertad ni la felicidad de sus ciudadanos. El cambio es fabuloso, por un lado se vinculan libertad y libertad y por otro una y otras se convierten en el anhelo que lleva a las sociedades de finales del siglo XVIII a reclamar su “soberanía” para ejercer el sacrosanto derecho a lograrlas.

Nuestra noticia de la semana viene a establecer un nexo de unión entre una y otra idea. La idea de Felicidad y de Libertad unida al buen gobierno que los ilustrados y los padres fundadores de los EEUU planteaban y la que hoy plantea la sociedad de un pequeño país asiático, Bután, tal y como nos recoge el siguiente reportaje que debéis leer: El reino que quiso medir la felicidad

La tarea que debemos hacer es la siguiente y el plazo para entregarla es hasta el jueves y podéis hacerlos en formato manuscrito o digital.

1) Introducción. Una presentación resumida del artículo. De qué trata en términos generales.

3) ¿Cual es el concepto de felicidad que manejan los butaneses y en qué está basado según lo que el autor nos relata?

4) ¿Qué medidas sociales y políticas adoptaron los butaneses para lograr esa felicidad?

5) Si comparas el texto de la Declaración de Independencia que arriba está extractado y el artículo sobre la Felicidad en Bután, ¿qué ideas encuentras en común?

6) ¿Qué medidas adoptan los gobiernos modernos para lograr la Felicidad de sus ciudadanos?

Para nuestra lista de libros para leer a lo largo del curso y que os pueden servir de apoyo a las concepciones contemporáneas de la felicidad y la contribución a la misma que hacen gobiernos y estructuras socioculturales, os recomiendo la pesadilla futurista de Aldous Huxley, “Un mundo Feliz”.  Leed cuando menos el argumento del libro.

De Librerías

On 07/11/2009, in 2º BACH Historia España, Crítica y Reflexión, by David

Para quienes gustamos de contemplar la amplitud de nuestra ignorancia no hay mejor escaparate que una librería. Las librerías y los libreros son una medida perfecta para hacernos una idea de todo lo que nos queda por saber y para asumir que aunque viviéramos cien años nuestra curiosidad rebasaría con mucho el tiempo necesario para […]

84_charing_cross_firstPara quienes gustamos de contemplar la amplitud de nuestra ignorancia no hay mejor escaparate que una librería. Las librerías y los libreros son una medida perfecta para hacernos una idea de todo lo que nos queda por saber y para asumir que aunque viviéramos cien años nuestra curiosidad rebasaría con mucho el tiempo necesario para completar todo lo que nos apetece leer.

Los libreros son los custodios de ese conocimiento. En 1970 la escritora norteamericana Helen Halff publicó “Charing Cross Road”, un libro que se ha convertido en título de culto de la moderna literatura en lengua inglesa y que fue exitosamente adaptado a la televisión, el cine y el teatro. La historia narra la relación entre una escritora y su librero alrededor de su amor por los libros a lo largo de más de veinte años, desde la Segunda Guerra Mundial hasta los años 60. Tuve la fortuna de poder asistir a la representación de la obra que hizo para el teatro Isabel Coixet y que pasó por el teatro Carlos III de San Lorenzo de El Escorial. La historia, más allá de sus aspectos humanos recrea la relación que todos los lectores acabamos por tener con nuestros libreros. si se puede conocer a alguien por su biblioteca, podemos hacernos idea de qué modo un librero de confianza puede conocer nuestros gustos, nuestras ideas y nuestros intereses.

La librería, quizá como los antiguos mercados, no es un comercio sólo, es también un lugar de conversación, a menudo también  una espacio de encuentro. La visita a la librería es un ritual, a veces uno se acerca con la idea precisa, en otras ocasiones prefieres rebuscar entre las estanterías y las mesas de novedades, otros días prefieres dejarte seducir por el librero que te sugiere y que te recomienda libros que ha leído, que ha catado de alguna manera y que sabe, porque te conoce, que te van a interesar.

He pasado muy buenos ratos en las librerías. Sigo pasándolos. Me hubiera gustado que hace muchos años, cuando empecé a recorrer librerías y anaqueles alguien me hubiera orientado mínimamente en estos amplios espacios para la curiosidad. Hay librerías de todo trote, amplias, que engolosinan y marean, donde las novedades se apilan, a menudo sin mucho criterio, y donde la búsqueda de un libro a menudo no es más que una consulta en una base de datos. Son seguramente las que más ventas tienen, las que todos hemos visitado y que nos sirven para resolver  las urgencias de regalos o un chaparrón en la calle, La FNAC o Espasa Calpe, han sido refugio, escaparate para curiosos y hasta lugar para citarse. Enormes librerías, mastodontes de ventas y el perfecto lugar para encontrar un best-seller. Sin embargo me recuerdan demasiado a las librerías de los aeropuertos o a los espacios de libros que los grandes Centros Comerciales mantienen.

libreria.JPGReconozco que prefiero las pequeñas librerías donde puedes hablar con el librero y donde este te recomienda y asiste a nada que hayas estado por allí tres veces.  En la sierra tenemos algunas notables, os cito dos por conocerlas, la Librería HG de Collado Mediano, cuyas virtudes y la de su librero encareciese el escritor Antonio Muñoz Molina. En su blog podéis encontrar una buena referencia de lecturas y ver de manera evidente en qué consiste eso de que te guste la lectura.  En San Lorenzo de El Escorial tenéis la librería Arias Montano, allí reconozco haber pasado mucho tiempo, muchos sábados de mañana cotilleando libros y cambiando impresiones con su encantadora librera. En uno y otro caso da gusto dejarse aconsejar.  Son dos ejemplos de librería generalista, cercana y personal que conozco, hay mucho más. Por ventura la Sierra de Madrid es un ambiente a la lectura, las librerías y la conversación, no faltan librerías ni libreros donde acudir. Cada cual que se busque los suyos, aquellos en los que encuentre lo que pretende y de cuyo consejo guste.

Pero más allá de las librerías generales como las anteriores existe un tipo de librería que me provoca mucha más ansiedad, las librerías especializadas. La especialización redunda en una ingente cantidad de títulos atractivos sobre la misma temática. Los intereses profesionales o las aficiones encuentran aquí el lugar perfecto para documentarse y ampliar horizontes.

En Madrid existe una asociación de “Librerías Especializadas“, podéis consultar la web para conocer las posibilidades de documentación que os ofrecen. Allí encontraréis libreros especialistas en vuestras materias…. ciencia, deporte, música, derecho, economía, automóviles y motos, comics…… de todo.

Como podéis imaginar a mi me tira la Historia y ahí tengo desde hace años a Marcial Pons y a Luis (su librero) para echarme una mano en mis duda y aconsejarme sobre las novedades. Me alegra escucharle, según me ve entrar, su “tengo un montón de libros que venderte”, y la verdad es que es cierto, muchos más libros de los que nunca podré comprar y de los que me podré nunca leer.

Pero son muchas las aficiones y las librerías. No puedo dejar de citar El Argonauta, en primer lugar porque es en parte de un amigo y en segundo porque está dedicada a la música, ya sabéis que la historia tiene banda sonora, si queréis saber más de esa banda sonora es el lugar perfecto. Como perfecta es Ocho y medio para saber de cine, para conocer su historia, para aprender técnicas o para leer guiones, sin duda otro de esos templos de la curiosidad.  Para los amantes de los comics, tenéis Madrid Comics otra manera de acercanos a la Historia o al mero entretenimiento.  Si son las dos ruedas o las cuatro las que os interesan, si gustáis de cacharrear vuestras motos o soñáis con conducir algún día un Porsche, encontraréis multitud de referencias en Libro-Motor, una pequeña librería dedicada a ese mundo tanto desde un punto de vista histórico como práctico. Si es la naturaleza, los viajes, la cartografía, la geografía  y las ciencias naturales, disfrutaréis en la Tienda Verde, otra de las grandes librerías especializadas de Madrid. Cómo muchos sois aficionados al teatro no puedo olvidarme de citar la Librería Ñaque, especializada en teatro, allí podréis encontrar ediciones de teatro que en otros sitios os serán mucho más difícil hallar.

Hay muchas…. muchas más de las que por prudencia deba citar en un post, os he citado las que yo utilizo, de una manera o de otra, pero vosotros debéis buscar las vuestras. Que vuestro gusto os guíe. Tenéis librerías para casi todo, disfrutadlas, utilizadlas, consultadlas y visitadlas, dejaos seducir por vuestros libreros.

 

Tagged with:  

La Transición en libros

On 07/10/2009, in 2º BACH Historia España, by David

No quiero demorar más la cuestión de la bibliografía de la Transición. Algunas cuestiones las hemos ido comentado en clase pero conviene precisar títulos autores…. y páginas. Un libro clásico aunque difícil de encontrar y ciertamente anticuado,  que os cito en buena medida porque me parece esquemático y clarificador, es el de Raúl Morodo. Puede […]

suareztimesNo quiero demorar más la cuestión de la bibliografía de la Transición. Algunas cuestiones las hemos ido comentado en clase pero conviene precisar títulos autores…. y páginas.

Un libro clásico aunque difícil de encontrar y ciertamente anticuado,  que os cito en buena medida porque me parece esquemático y clarificador, es el de Raúl Morodo. Puede ser útil para conocer el paso del franquismo a la Constitución, el derrumbamiento controlado de las Cortes y las instituciones del régimen de Franco,  y todo ello con la ventaja de hacerse desde una mirada coetánea.

MORODO, Raúl (1988) La Transición Política. Tecnos. Madrid. 223 pp.

Mucho más moderna e interesante tanto por su mirada amplia, como por tratarse de una obra general sobre el siglo XX español, es la de Javier Tusell (son cuatro tomos fáciles de encontrar y existe una edición de bolsillo)

TUSELL, Javier ( 2007) Historia del Siglo XX. Taurus. Madrid. Tomo 4. La transición a la democracia y el gobierno socialista. 375 pp.

Fundamental para conocer este periodo por su brevedad y concisión, donde como en el caso de Tusell se nos ofrece la idea de la transición como pacto dificultoso pero feliz, es la del profesor Soto Carmona.  Ya os comenté que  fue profesor mío y que guardo de él un buen recuerdo y desde luego, un profundo respeto intelectual.

SOTO CARMONA, Alvaro (2002) La Transición a la Democracia. España, 1975-1982. Alianza Editorial. Madrid. 203 pp.

Una mira crítica a la transición, menos proclive a cantar las virtudes del pacto que la hizo posible, o al menos que revisa la naturaleza de ese pacto y que contribuye  a plantear algunas dudas sobre los efectos del mismo, es la obra del profesor Ferrán Gallego. (Pensad por ejemplo en las políticas de la Memoria que comentábamos en clase). Lo cito a sabiendas de que puede que no sea el momento (ahora) pero no lo perdáis de vista.

GALLEGO MARGALEF, Ferrán (2008) El mito de la Transición. Crítica. Barcelona. 848 pp.

Para seguir el debate constitucional y los pactos, discusiones y desencuentros entre los padres de la Constitución os recomiendo el libro de Laura y Ramón Tamames. Una forma de hacer arqueología del lenguaje jurídico que luego quedaría fijado por el texto constitucional, entronizando no sólo libertades y derechos, sino autonomías, nacionalidades y otros términos confusos a fuerza de resultar de pactos muy disputados.

TAMAMES, Laura y Ramón (1997). Introducción a la Constitución Española. Alianza Editorial. Madrid. 387 pp.

Sobre el golpe de estado del 23-F y sus sombras podéis leer el último libro de Javier Cercas, autor también de una interesante novela sobre la Guerra Civil, “Soldados de Salamina”. El libro de Cercas resulta interesante por lo que tiene de crítico y lo que tiene de actual. En lo primero por el análisis de los hechos y de los personajes que de alguna manera estuvieron involucrados en ellos. En lo segundo porque es reciente y el autor ha realizado una labor de documentación que excusa la nuestra.

CERCAS, Javier (2009). Anatomía de un instante. Mondadori. Madrid

Para introducir una visión más completa al periodo os planteo dos miradas desde las artes. La primera y fundamental sobre la llamada “Movida madrileña”. Un movimiento que abarcó algo más que la música y sobre el que la Comunidad de Madrid editó un magnífico catálogo comentado donde uno puede acercarse a la estética y la sociología de un movimiento fundamental en ese proceso de “modernización” de España que tiene en Almodovar uno de los principales símbolos.

VVAA. (2007) La movida. Consejería de Cultura y Deportes de la Comunidad de Madrid. Madrid. 759 pp.

Una visión de estos años para los amantes del teatro, que sé que sois algunos, nos la ofrece uno de los más interesantes personajes de la escena durante el último cuarto del siglo XX, Adolfo Marsillac. Es cierto que su relato abarca buena parte del siglo, pero se detiene sobre todo en su vida adulta, más o menos desde los inicios de los sesenta hasta los años noventa del pasado siglo. Podemos hacernos idea a través de su biografía de los sentires de ese tiempo. Una idea del franquismo, la censura, las costumbres sociales y la propia problemática del teatro. Las obras y la forma en la que estas se representaban no eran casuales. Es interesante y además fue vecino nuestro…. de aquí al lado … de Cercedilla.  Además es muy agradable de leer.

MARSILLACH, Adolfo (1998) Tan lejos, tan cerca. Mi vida. Tusquets. Barcelona. 574 pp.

Espero que si os interesa el tema de la Transición encontréis aquí algún libro para conocerla más en profundidad. Como os he dicho por activa, pasiva y perifrástica, la historia de la Transición es Historia del Presente y la Historia siempre se construye desde el hoy.

El libro del desasosiego

On 13/04/2009, in Crítica y Reflexión, by David

Lisboa está asomada al estuario del Tajo, tan amplio que resulta inverosímil y que refleja como un espejo la luz de un cielo azul que recuerda los limpios cielos del Guadarrama.  La ciudad es blanca y amarilla, bulliciosa , pero no tiene ese desagradable aspecto de escenario que tienen otras ciudades carcomidas por la curiosidad […]

dscf04711Lisboa está asomada al estuario del Tajo, tan amplio que resulta inverosímil y que refleja como un espejo la luz de un cielo azul que recuerda los limpios cielos del Guadarrama.  La ciudad es blanca y amarilla, bulliciosa , pero no tiene ese desagradable aspecto de escenario que tienen otras ciudades carcomidas por la curiosidad instantánea del turismo de masas. Supongo que es mi calidad de turista pedante la que me lleva a pasear por ella con los fados de Misia en la mente y también la que me lleva a asociar a Pessoa con esas calles y plazas que él transitó hace cerca ya de un siglo.

Fernando Pessoa es un pensador complejo, tanto, que acudió a una larga serie de heterónimos para publicar su obra. Cada uno de esos heterónimos tenía una personalidad completa, no eran nombres que ocultaran la obra de un mismo autor, eran diferentes autores, con personalidades y vocaciones bien diferenciadas. Alberto Caeiro, Ricardo Reis y Álvaro de Campo, tenían una vida detrás que ayudaba a entender sus estilos, desde el campesino autodidacta que había sido Alberto Caeiro, pasando por el ingeniero cosmopolita que era Álvaro de Campo, o al estoico monárquico Ricardo Reis.

Pessoa logró la perfecta ficción de la literatura, la ficción del propio autor, al tiempo que planteaba el sentido teatral de la vida, para el que la personalidad es el principal fingimiento.

450px-lisboa-pessoa-a_brasileira-1jpg

O poeta é um fingidor
Finge tao completamente
Que chega a fingir que é dor
A dor que deveras sente.

Me gusta Pessoa, me gusta su poesía y sobre todo me atraen sus pensamientos, recogidos en varios volúmenes de los cuales quizás el más importante sea “El libro del desasosiego”. En las lecturas que a golpe de paseo por Lisboa me he traído de Pessoa y que me han sacudido, me quedo con esta cita tan a propósito de mi oficio.

“O historiador é um homem que poe os factos nos seus devidos lugares. Nao é como foi; e assim mesmo.”

Lo suponía. Efectivamente,  situamos los hechos donde deben ir para que puedan explicar algunas cosas. A veces incluso creamos la ficción de que los hechos que presentamos demuestran efectivamente algo. Nada es como fue, si es que fuera posible representar lo que ha sido, cuando a penas entendemos parcialmente lo que es.  Una narración verosímil, un relato tranquilizador que justifique el presente, que dé razones a algún hecho relevante.

Sin duda Pessoa encarna la dureza del pensamiento crítico, el que pone en duda las propias bases de lo pensado, el que constantemente mira hacia atrás, en busca de contradicciones de verdades asumidas.  Porque como el propio autor sostiene, pensar es destruir.

“Pensar é destruir. O próprio processo do pensamento o indica para o mesmo pensamiento, porque pensar é decompor.

Y en esas estamos…..

Feliz regreso a ritmo de fado

Tagged with: