El cuervo. Un cuento de Edgar Alan Poe y los Simpson

On 25/03/2010, in 1º ESO, Crítica y Reflexión, by David

De miedo. Eso se pretendía. Ahora superados los miedos…. las notas, los días de estudio y los agobios, os cuelgo el post que el año pasado dedicamos en mi clase de Diver a Edgar Alan Poe del que se celebraba el centenario. El miércoles nos sirvió para ilustrar una clase, aquí lo tenéis entero para […]

De miedo. Eso se pretendía. Ahora superados los miedos…. las notas, los días de estudio y los agobios, os cuelgo el post que el año pasado dedicamos en mi clase de Diver a Edgar Alan Poe del que se celebraba el centenario. El miércoles nos sirvió para ilustrar una clase, aquí lo tenéis entero para el que lo quiera ver…. con una decente conexión a Internet. Buenas vacaciones a todos.

Edgar Allan Poe es en buena medida el padre del cuento gótico, de la narración de misterio y  terror, de esa sensibilidad romántica que aunaba a la muerte, el amor y el exceso. En este artículo del diario Público, titulado “Papa Poe”, podéis haceros una idea de la influencia que Poe ha ejercido en las posteriores generaciones de escritores.

Poe llevó una vida bastante desgraciada, no sólo sus problemas con el alcohol, sino por una vida sentimental tan azarosa como terrible. El escrito casó muy joven con su prima adolescente,Virgina Clemm que moriría pocos años más tarde de tuberculosis. La pérdida de su amada inspira el conocido poema Annabel Lee, que magistralmente adaptó Radio Futura en esta canción.

Si queréis escuchar el poema en inglés lo podéis hacer en el siguiente vídeo.

Poe fue conocido más por sus cuentos que por sus poemas. Hoy se reeditan sus Cuentos Completos, que fueron traducidos al español por otro autor del que hemos tenido ocasión de hablar, Julio Cortazar…. sí, ese autor argentino que con tanto cuidado explicaba el modo de subir una escalera. Aunque leímos en clase “El barril de amontillado” sin duda es El cuervo uno de sus más conocidos cuentos, quizás por que fuera el que le dio la fama y porque ha sido adaptado multitud de veces. Podéis escuchar el relato completo en la siguiente audición. Merece la pena.

Aunque la versión más conocida sea la que del mismo hicieron los Simsons en uno de esos capítulos dedicados a la noche de Halloween.

También Alan Parson Proyect, un grupo de los años 70 de Rock progresivo, dedicó un disco a la obra de Poe, Tales of Mistery and imagination, en el que se recoge una versión musical de El cuervo (The Raven).

Tagged with:  

Bartleby el escribiente

On 25/03/2010, in 4º ESO, Crítica y Reflexión, by David

Bartleby el escribiente es quizás el relato más famoso del escritor norteamericano Herman Mellville, quizás más conocido por su Moby Dick, la historia de la destructiva obsesión del capitan Akab por matar una gigantesca ballena blanca. Herman Mellville pasó buena parte de su juventud navegando por los mares del mundo. Su experiencia marinera nutrió su literatura cuando […]

Bartleby el escribiente es quizás el relato más famoso del escritor norteamericano Herman Mellville, quizás más conocido por su Moby Dick, la historia de la destructiva obsesión del capitan Akab por matar una gigantesca ballena blanca.

Herman Mellville pasó buena parte de su juventud navegando por los mares del mundo. Su experiencia marinera nutrió su literatura cuando años más tarde volvió a tierra y se estableció como profesor. Fue entonces cuando comenzó a escribir y entonces cuando vio la luz ese relato que encabeza este “post”, Bartleby el escribiente (1853). La acción transcurre en una oficina de negocios en Wall Street, en Nueva York, a la que llega contratado como copista este extraño personaje Bartleby, reservado y cumplidor que terminará por vivir en la propia oficina para sorpresa y fastidio del dueño de la misma, que es a su vez, el narrador de la historia. El narrador comienza describiendo la oficina, a sus empleados, sus trabajos, sus pequeñas rutinas, y por supuesto a Bartleby, su llegada, sus costumbres y su comportamiento que acabará por aconsejar al narrador trasladar la empresa ante la negativa de Bartleby de abandonarla.  La resistencia pasiva de Bartleby a no hacer lo que no desea de ningún modo hacer, comienza con la negativa a repasar unas tareas con el narrador, la frase que utiliza el protagonista está cargada de fuerza “Preferiría no hacerlo”.

A menudo escucho en mi cabeza ese “Preferiría no hacerlo“. De hecho es la más habitual de las resistencias escolares y como Bartleby, quienes la pronuncian asumen impertérritos las consecuencias de esa inacción. Pero también como en el caso de nuestro protagonista, la negativa aboca a un callejón sin salida y a una necesaria explicación. ¿Por qué alguien deja de hacer, sabiendo que ese dejar de hacer le condena?, …. quizás, como en el caso de Bartleby, porque al final hay un sinsentido absoluto, un extraño suicidio personal, que en el caso de nuestro relato, el narrador atribuye al tiempo en el que Bartleby trabajó en la oficina de “cartas perdidas”.

El libro está lleno de guiños, es corto y una delicia; Nórdica Libros lo ha publicado en una cuidada y preciosa edición. Os aconsejo asomaros a este relato.  Valga de conclusión para toda una evaluación. A pesar de todo….. vuestro tutor os aprecia.

(PD.- Este post fue publicado originalmente en Cronosgeadivers con parecido propósito al que hoy nos anima a rescatarlo)

Tagged with:  

Libros e Historia Contemporánea

On 14/01/2010, in 4º ESO, by David

La Literatura es un testigo de la Historia.  A través de la literatura conocemos directamente un tiempo que los historiadores normalmente “traducimos”. La Historia y la Literatura tienen diferentes propósitos pero entre ellas ejercen una mutua influencia, la narración que fundamenta la literatura también fundamenta el relato histórico. No en vano la palabra historia sirve […]

La Literatura es un testigo de la Historia.  A través de la literatura conocemos directamente un tiempo que los historiadores normalmente “traducimos”. La Historia y la Literatura tienen diferentes propósitos pero entre ellas ejercen una mutua influencia, la narración que fundamenta la literatura también fundamenta el relato histórico. No en vano la palabra historia sirve en español para referirnos a un relato histórico y también para nombrar un relato fantástico. Nuestro idioma no hace la distinción que otras lenguas como el inglés hacen entre la History (nuestra historia) y la story (una narración o un cuento). Podemos hablar de una novela histórica pero también podemos pensar en la historia como una novela en la que sabemos que sus personajes existieron y cuyo relato sobre el pasado ha de estar apoyado en fuentes comprobadas.

La literatura hace espléndidos relatos históricos. Los escritores son testigos y cronistas de su tiempo  a menudo más fieles y agudos que los historiadores, quienes solemos escribir siempre desde la distancia cronológica.  Podemos leer un sesudo ensayo sobre la sociedad española del siglo XVI pero si leemos el “Lazarillo de Tormes” la vemos pasar ante nosotros, hablando en su lengua, con su color y su olor naturales. La literatura nos sirve para recrear paisajes humanos que quedan poco definidos en el relato histórico. Acostumbrados a narrar los grandes acontecimientos olvidamos el hilo fino de las vidas de quienes padecieron sucesos que en nuestros libros despachan en cinco líneas. Viene la literatura, como puede hacerlo la historia oral o la memora, a reconstruir la “microhistoria” que precisamos para dar contenido a nuestras frías categorías.

Los libros que os sugiero son una selección muy personal que he ordenado por bloques temáticos que aparecen en nuestro programa de asignatura y que aparecen retratados, de una u otra manera, en las obras señaladas. Buena parte de estos libros tienen multitud de ediciones, así que podréis encontrarlos en lujosas encuadernaciones o en humildes series de bolsillo.  Os he enlazado en alguna  de ellas una ficha del ISBN de alguna edición que me parece válida. En el propio ISBN podéis buscar otras ediciones o utilizar la que tengáis a mano en casa, en la biblioteca del instituto o en la biblioteca de vuestro pueblo.

Listado de Libros

Revoluciones Liberales y Restauración

-       Historia de dos ciudades. Charles Dickens

-       Los Miserables. Victor Hugo

-       El Ocho. Katherine Neville

-       El Gatopardo. Tomasso di Lampedusa

La Revolución Industrial

-       David Copperfield. Charles Dickens

-       Humillados y ofendidos. Fiodor Dostoevskï

-       Germinal. Émile Zola

-       Grandes Esperanzas. Charles Dickens

-       Historia de dos ciudades. Charles Dickens

Colonialismo, Imperialismo, emigración

-       El hombre que pudo reinar. Rudinyard Kipling

-       Benito Cereno y otros cuentos del mar. Herman Melville

-       Gangs de Nueva York. Herbert Asbury

-       El corazón de las tinieblas. Joseph Conrad

Movimiento Obrero

-       La Huelga General. Jack London

-       Asesinatos S.A. Jack London

La Ciencia y sus límites

-       Frankenstein. Mary Shelley

-       Paris en el siglo XX. Julio Verne

La primera guerra mundial

-       Senderos de gloria. Humphrey Cobb

-       El mundo de ayer: Memorias de un europeo. Stefan Zweig

-       Sin novedad en el frente. Erich Maria Remarque

La crisis del 29 y sus consecuencias

-       Las uvas de la ira. John Steinbeck

La segunda Guerra Mundial, totalitarismos y Holocausto

-       Las pequeñas virtudes. Natalia Guinzburg

-       Sin destino. Imre Kertész

-       Si esto es un Hombre. Primo Levy

-       1984. George Orwell

-       Rebelión en la Granja. George Orwell.

Tagged with: