La Historia delante de las narices

On 13/03/2011, in 3º ESO, 4º ESO, Crítica y Reflexión, by David

La inflación del término histórico lo ha desacreditado. Históricos son los partidos de fútbol, las bodas de cualquier famoso o la presentación de cualquier frivolidad tecnológica.  No conviene que perdamos el sentido y debemos atender a estos momentos en los que todo parece transformarse, en los que nos entra cierto pánico ante un futuro que […]

La inflación del término histórico lo ha desacreditado. Históricos son los partidos de fútbol, las bodas de cualquier famoso o la presentación de cualquier frivolidad tecnológica.  No conviene que perdamos el sentido y debemos atender a estos momentos en los que todo parece transformarse, en los que nos entra cierto pánico ante un futuro que se desdibuja, que rompe con el proyecto que teníamos pensado.

Llevamos unos meses verdaderamente “históricos”, frente a nosotros, al otro lado del Mediterráneo los pueblos se desperezan e intentan romper con décadas de opresión política y de ruina económica. Elevados sobre una juventud bien formada y abierta a otras referencias, los regímenes tiránicos que aseguraban a Europa un Mediterráneo pacífico caen como piezas de dominó.

No sabemos hasta dónde llegarán las reformas, hasta cuando estos procesos podrán mantenerse, de qué manera se desarrollarán los cambios que las poblaciones reclaman, pero sin duda, nuestro dormido continente ha recibido una lección. La desesperación acaba por romper por algún sitio, la ausencia de salidas razonables provoca movimientos que acaban en cambios o en sangrientas represiones.

Si miramos a nuestros vecinos del sur, podemos ver un poco de todo esto. Permaneced atentos, esta historia no os la tendrá que contar nadie, la estáis viendo delante de las narices.

Rachid Taha escribió hace algunos años esta canción, “Barra, Barra” (aquí la traducción) que ilustra ese cansancio que ahora vemos romperse en manifestaciones y revueltas. Confiemos en que las ilusiones no se rompan.

Para saber más os recomiendo el artículo de Josep Ramoneda en Le Monde Diplomatique de este mes “Cinco causas de la insurrección árabe” y que sigais el blog de Olga Rodríguez (El minotauro anda suelto). Bien está para empezar a entender las cosas.

Did you know?

On 02/11/2009, in 4º ESO, by David

Ved y asombraos. El mundo no es tal y como nos parece. Va mucho más deprisa y camina hacia lugares muy distintos a los imaginados.  Did you know? 3.0 (¿Sabías?) mezcla la efectividad de la presentación con la sorpresa que provocan los datos que enumera y la envolvente y obsesiva música de Fatboy Slim (Right […]

Ved y asombraos. El mundo no es tal y como nos parece. Va mucho más deprisa y camina hacia lugares muy distintos a los imaginados.  Did you know? 3.0 (¿Sabías?) mezcla la efectividad de la presentación con la sorpresa que provocan los datos que enumera y la envolvente y obsesiva música de Fatboy Slim (Right here, Right now), una combinación prodigiosa para entender el presente.

Observad varias cuestiones que resultan interesantes para conocer hacia donde va el mundo. En primer lugar la idea de que en nuestro mundo las magnitudes son exponenciales. La pesadilla que en su día planteara Maltus para la demografía, la población crecería geométricamente hasta condenarnos al hambre, deviene en “Did you know?” en la constatación de un crecimiento imparable del conocimiento; tal y como Manuel Castell escribiera hace casi diez años en un libro esencial para el conocimiento del mundo contemporáneo, “La Era de la información“. Somos una sociedad cada vez más interconectada, una sociedad en red,  y  son esas conexiones las que están determinando nuestras formas de ser, de socializarnos,  de aprender  y de trabajar.

8420677205+El vídeo también nos hace reparar en el peso de las sociedades de Oriente en el mundo actual y en el del futuro. Naciones como China o la India, no sólo son grandes demográficamente, sino que su potencialidad humana, por conocimiento y capacidad superan ya a las de occidente.

Como profesor me resulta especialmente interesante la idea de conocimiento que transmite el vídeo y la relación de este con la educación. Seguimos educando para el pasado en lugar de hacerlo hacia un futuro que desconocemos. Nos enfrentaremos a problemas nuevos y desconocidos para los que nos costará una vida, la nuestra, encontrar herramientas que hoy por hoy no recibimos en la escuela. Desde mi oficio de profesor de historia, la idea de contribuir a esa historia de anticuario de la que hablaba Nietzsche, reconozco que me atormenta. No me interesa la historia como necrofilia.

Sin duda el video es una buena “Historia del Presente”, esa a la que estamos dedicando nuestros desvelos.

La Transición en libros

On 07/10/2009, in 2º BACH Historia España, by David

No quiero demorar más la cuestión de la bibliografía de la Transición. Algunas cuestiones las hemos ido comentado en clase pero conviene precisar títulos autores…. y páginas. Un libro clásico aunque difícil de encontrar y ciertamente anticuado,  que os cito en buena medida porque me parece esquemático y clarificador, es el de Raúl Morodo. Puede […]

suareztimesNo quiero demorar más la cuestión de la bibliografía de la Transición. Algunas cuestiones las hemos ido comentado en clase pero conviene precisar títulos autores…. y páginas.

Un libro clásico aunque difícil de encontrar y ciertamente anticuado,  que os cito en buena medida porque me parece esquemático y clarificador, es el de Raúl Morodo. Puede ser útil para conocer el paso del franquismo a la Constitución, el derrumbamiento controlado de las Cortes y las instituciones del régimen de Franco,  y todo ello con la ventaja de hacerse desde una mirada coetánea.

MORODO, Raúl (1988) La Transición Política. Tecnos. Madrid. 223 pp.

Mucho más moderna e interesante tanto por su mirada amplia, como por tratarse de una obra general sobre el siglo XX español, es la de Javier Tusell (son cuatro tomos fáciles de encontrar y existe una edición de bolsillo)

TUSELL, Javier ( 2007) Historia del Siglo XX. Taurus. Madrid. Tomo 4. La transición a la democracia y el gobierno socialista. 375 pp.

Fundamental para conocer este periodo por su brevedad y concisión, donde como en el caso de Tusell se nos ofrece la idea de la transición como pacto dificultoso pero feliz, es la del profesor Soto Carmona.  Ya os comenté que  fue profesor mío y que guardo de él un buen recuerdo y desde luego, un profundo respeto intelectual.

SOTO CARMONA, Alvaro (2002) La Transición a la Democracia. España, 1975-1982. Alianza Editorial. Madrid. 203 pp.

Una mira crítica a la transición, menos proclive a cantar las virtudes del pacto que la hizo posible, o al menos que revisa la naturaleza de ese pacto y que contribuye  a plantear algunas dudas sobre los efectos del mismo, es la obra del profesor Ferrán Gallego. (Pensad por ejemplo en las políticas de la Memoria que comentábamos en clase). Lo cito a sabiendas de que puede que no sea el momento (ahora) pero no lo perdáis de vista.

GALLEGO MARGALEF, Ferrán (2008) El mito de la Transición. Crítica. Barcelona. 848 pp.

Para seguir el debate constitucional y los pactos, discusiones y desencuentros entre los padres de la Constitución os recomiendo el libro de Laura y Ramón Tamames. Una forma de hacer arqueología del lenguaje jurídico que luego quedaría fijado por el texto constitucional, entronizando no sólo libertades y derechos, sino autonomías, nacionalidades y otros términos confusos a fuerza de resultar de pactos muy disputados.

TAMAMES, Laura y Ramón (1997). Introducción a la Constitución Española. Alianza Editorial. Madrid. 387 pp.

Sobre el golpe de estado del 23-F y sus sombras podéis leer el último libro de Javier Cercas, autor también de una interesante novela sobre la Guerra Civil, “Soldados de Salamina”. El libro de Cercas resulta interesante por lo que tiene de crítico y lo que tiene de actual. En lo primero por el análisis de los hechos y de los personajes que de alguna manera estuvieron involucrados en ellos. En lo segundo porque es reciente y el autor ha realizado una labor de documentación que excusa la nuestra.

CERCAS, Javier (2009). Anatomía de un instante. Mondadori. Madrid

Para introducir una visión más completa al periodo os planteo dos miradas desde las artes. La primera y fundamental sobre la llamada “Movida madrileña”. Un movimiento que abarcó algo más que la música y sobre el que la Comunidad de Madrid editó un magnífico catálogo comentado donde uno puede acercarse a la estética y la sociología de un movimiento fundamental en ese proceso de “modernización” de España que tiene en Almodovar uno de los principales símbolos.

VVAA. (2007) La movida. Consejería de Cultura y Deportes de la Comunidad de Madrid. Madrid. 759 pp.

Una visión de estos años para los amantes del teatro, que sé que sois algunos, nos la ofrece uno de los más interesantes personajes de la escena durante el último cuarto del siglo XX, Adolfo Marsillac. Es cierto que su relato abarca buena parte del siglo, pero se detiene sobre todo en su vida adulta, más o menos desde los inicios de los sesenta hasta los años noventa del pasado siglo. Podemos hacernos idea a través de su biografía de los sentires de ese tiempo. Una idea del franquismo, la censura, las costumbres sociales y la propia problemática del teatro. Las obras y la forma en la que estas se representaban no eran casuales. Es interesante y además fue vecino nuestro…. de aquí al lado … de Cercedilla.  Además es muy agradable de leer.

MARSILLACH, Adolfo (1998) Tan lejos, tan cerca. Mi vida. Tusquets. Barcelona. 574 pp.

Espero que si os interesa el tema de la Transición encontréis aquí algún libro para conocerla más en profundidad. Como os he dicho por activa, pasiva y perifrástica, la historia de la Transición es Historia del Presente y la Historia siempre se construye desde el hoy.

La amenaza nuclear

On 07/10/2009, in 4º ESO, by David

Comentábamos en la clase de hoy, a propósito de la caída del muro de Berlín , que el resto más evidente del enfrentamiento entre los bloques, que caracterizó la Guerra Fría, fue el de la amenaza atómica. Las lanzaderas de misiles atómicos de la OTAN y el PACTO DE VARSOVIA, se utilizaban para disuadir al […]

Captain_America_capitan_marvel_Comics_movie_tierra_Freak_tierrafreak.com.arComentábamos en la clase de hoy, a propósito de la caída del muro de Berlín , que el resto más evidente del enfrentamiento entre los bloques, que caracterizó la Guerra Fría, fue el de la amenaza atómica. Las lanzaderas de misiles atómicos de la OTAN y el PACTO DE VARSOVIA, se utilizaban para disuadir al enemigo de cualquier ataque. El enfrentamiento militar tenía detrás un enfrentamiento más complejo, el de dos sistemas económicos y políticos: el capitalismo liberal de occidente y el socialismo de partido único de los regímenes comunistas que encabezaba la URSS.

De aquel enfrentamiento han quedado muchísimas huellas en la cultura popular. Por ejemplo, algunos rasgos anticomunistas de los héroes de Marvel,  por ejemplo el Capitán América , que comenzó luchando contra los nazis y acabó en los años 50 convertido en un anticomunista de pro.  Más allá de estas sutilezas sobre la naturaleza política de los cómics, podemos encontrar algunas películas fundamentales. Quizás la más notable sea la obra de Stanley Kubrick  (1063) “Teléfono rojo volamos hacia Moscú”, aunque no podemos olvidar tampoco la que citábamos esta mañana, “El planeta de los Simios” de Franklin Schaffner (1968)

El miedo a un desastre nuclear dependía entonces del fanatismo de algún enloquecido general o de la estupidez de los políticos. También la música de los ochenta, precisamente cuando la amenaza nuclear parecía cercana a hacerse realidad, recogió este miedo a un final de la humanidad que vendría paradójicamente de su mismo instinto asesino (si veis el Planeta de los Simios comprobaréis como es la argumentación que los monos dan sobre la animalidad de los hombres, su tendencia autodestructiva hacia la violencia).

Especialmente notables son estos dos vídeos que os presento. “Dancing with tears in the eyes” de Ultravox (el primero) y “Russians” de Sting.

Espero que os sirva para situar ese dossier sobre la amenaza nuclear que tenemos entre manos. Inolvidable, y con ella terminamos, la cabalgada fanática del protagonista de “Teléfono Rojo volamos hacia Moscú” a lomos de una bomba atómica. Verdaderamente alucinante.