Cambiando el tiempo a placer

On 31/10/2010, in 1º ESO, by David

Que oportuno el cambio de hora de anoche. Nos levantamos y podemos comprobar que eso de modelar el tiempo a nuestro gusto no se detiene en los calendarios. Los cambios de hora (horario de verano y de invierno) que las administraciones públicas promueven con la excusa de ahorrar energía, son un buen ejemplo de esto. […]

Que oportuno el cambio de hora de anoche. Nos levantamos y podemos comprobar que eso de modelar el tiempo a nuestro gusto no se detiene en los calendarios. Los cambios de hora (horario de verano y de invierno) que las administraciones públicas promueven con la excusa de ahorrar energía, son un buen ejemplo de esto.

Ayer en medio de la noche (sé que la mayoría lo habrá hecho esta mañana), retrasamos una hora nuestros relojes, somos una hora más jóvenes, aunque realmente lo más que habremos notado es que hoy nos hemos levantado sorprendentemente pronto. Las conversaciones de los próximos días insistirán en la idea de que no nos acostumbramos, de que notamos algunos cambios molestos, amanece una hora antes (pero anochece una hora antes también). En realidad ni amanece ni anochece antes, lo que ocurre es que hemos cambiado la hora para intentar hacer coincidir nuestras actividades con las horas de sol, amanece más cerca de nuestro inicio de la jornada y anochece justo cuando la estamos terminando. Una trampa más, de las muchas que hay que hacer para medir el tiempo.

Este vídeo de RTVE nos cuenta las razones por las que en 1974 nuestras autoridades decidieron cambiar la hora de nuestros relojes dos veces al año.

Para completar esta larga serie de desastres temporales os recomiendo echarle un vistazo a esta página de Wikipedia donde nos habla del Tiempo Atómico Internacional, el intento más serio de medir con exactitud el tiempo. Como veréis ni la tierra gira siempre a la misma velocidad, así que los días varían de duración…., un verdadero desastre contable que los seres humanos hemos intentado solucionar de la mejor manera posible.

La próxima vez que oigáis eso de “tiempo exacto”, os podéis echar a reír. El tiempo es exacto pero después de ponerlo muchas veces en hora.

Tagged with: