Corto Maltés y el tormentoso inicio del siglo XX

On 19/03/2010, in 4º ESO, Crítica y Reflexión, by David

Me gusta Corto Maltés. Evidentemente los albumes del marino maltés de pose impertérrita no son libros de historia, sin embargo  no cabe la duda  de que nos hablan de historia y comprobar que resulta agradable encontrar esos guiños a un tiempo y unos espacios que aparecen en los márgenes de nuestra programación, pero que  sirven […]

Me gusta Corto Maltés. Evidentemente los albumes del marino maltés de pose impertérrita no son libros de historia, sin embargo  no cabe la duda  de que nos hablan de historia y comprobar que resulta agradable encontrar esos guiños a un tiempo y unos espacios que aparecen en los márgenes de nuestra programación, pero que  sirven para explicarnos algunos de los flecos del colonialismo y de las relaciones entre oriente y occidente en los comienzos del siglo XX.

El enfrentamiento entre un occidente pujante y un oriente que a duras penas resiste los embates del colonialismo encuentra en Corto Maltés un testigo excepcional. Corto sólo pretende la aventura, no busca el enriquecimiento de alguno de sus compañeros vagamente históricos (Rasputín), no es tampoco el cualificado enviado de una potencia extranjera, no es es un James Bond de comienzos del XX. Es un individualista patológico, un individualismo que no en vano caracteriza las sociedades occidentales contemporáneas y que en Maltés se dibuja con  la magia del marino maltés, mestizo que sólo es fiel a sí mismo.

La vida de Corto Maltes la tenéis explicada en esta estupenda página que recorre su vida de álbum en álbum. Por esa compleja vida pasan varias de las guerras de finales del siglo XIX y de comienzos del XX, muy particularmente las orientales. Por más que Corto guste de su residencia en Antigua (en las Antillas), pasa más tiempo en Hong Kong y en en diferentes partes de Oriente.  Corto Maltés participa en la guerra de los Boxers, en la Revuelta de Manchuria y en la Guerra Ruso-Japonesa, también participa en un episodio marginal de la Revolución Rusa a través del oro de la familia del zar que es interceptado por  una sociedad secreta china “las linternas rojas”.  En sus aventuras Corto Maltes se cruza con Iosef Stalin, con John Reed, con Jack London amigo y compañero de aventuras y hasta con el Barón Rojo. La Argentina de Gardel o ya en sus últimos años, la Guerra Civil española y las Brigadas Internacionales, pasan de una manera más o menos intensa por los álbumes de Corto Maltés.

Corto Maltés es un personaje ficticio que se hace realidad a través de los guiones de un comic en los que se mezcla la realidad y la ficción. Hugo Pratt se toma licencias pero hace un recorrido atento a los conflictos de los inicios del siglo XX. No es un libro de historia, pero sin duda Corto Maltés es una buena historia. Asomaros a ella.

Tagged with:  

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>